Empresas y finanzas

¿Macrofusión en el acero? ThyssenKrupp negocia aliarse con ArcelorMittal y Tata

  • Desde 2008 se han perdido el 20% de los puestos de trabajo en Europa

Movimientos en el sector del acero. El grupo siderúrgico alemán ha contactado con los gigantes indios para negociar una posible fusión, según publica el diario alemán Handelsblatt. ThyseenKrupp también habría iniciado conversaciones con su rival local Salzgitter, aunque tendría menos opciones para cerrar la operación que con un comprador extranjero.

El consejero delegado de ThyseenKrup,  Heinrich Hiesinger, ha confirmado las informaciones y se ha limitado a asegurar que su compañía quiere jugar un papel destacado en la consolidación del mercado del acero en Europa. Pese a ello, Hiesenger ha detallado que "cómo, cuándo y con quién tendrá lugar esa consolidación es por el momento totalmente incierto".

Las fuentes del diario aseguran que las negociaciones todavía está en fase preliminar, y ni siquiera se han abierto los libros para consultar el estado de las cuentas. Thyssenkrupp anunció en febrero que tuvo unas pérdidas de 23 millones de euros en el primer trimestre, mientras que la facturación disminuyó un 5%, al ingresar 9.548 millones.

A pesar del estado incipiente de la posible operación, la fusión podría culminar este mismo año y se podría estructurar primero como una asociación que acabara como una combinación completa de las compañías. El pasado miércoles el diario Rheinische Post ya había adelantado que Tata y Thyssen habían comenzado a negociar una operación conjunta, que tomaría la forma de una sociedad conjunta limitada al mercado europeo.

El sector europeo, en apuros

Las condiciones del mercado del acero no pueden ser más duras. China, que acumula la mitad del total de la producción mundial, está inundando el mercado internacional para intentar compensar la caída de ingresos por el desplome en su propio territorio.

Eso significa más oferta en Europa, donde los productores ya estaban teniendo dificultades para mantener la rentabilidad antes de que el acero chino hundiese los precios, y pese a tener cerca del 30% de la capacidad sin usar. Desde la crisis financiera de 2008 se han perdido más de 75.000 empleos en el sector europeo del acero: el 20%. Y se espera que esta oleada de despidos sea sólo el principio.

La industria europea del acero nunca ha dejado de reestructurarse", afirma Edwin Basson, director general de la World Steel Association, que representa a más de 150 productores en todo el mundo. "No creo, ni por un solo momento, que estemos viviendo el final de la consolidación".

E incluso después de ocho años de ajustes y de cierre de plantas, Europa sigue produciendo más acero del que necesita. Entre 2007 y 2013, cuando la demanda se desplomó cerca del 30%, las compañías redujeron su capacidad en apenas el 4%, según Jefferies International. El pasado año, se produjeron 166 millones de toneladas, muy por debajo de su capacidad total de producción de 230 millones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin