Empresas y finanzas

Isidro Fainé tendrá una mayor dedicación a la CECA en su segundo mandato

  • La presión regulatoria y el BCE obligan a que refuerce su papel en la CECA
  • Pidieron mejoras en el consejo que la asociación ya trabaja para implantar

Isidro Fainé, presidente de Caixabank, fue elegido por unanimidad el pasado febrero por el consejo de la CECA para presidir esta asociación por otros seis años.

Fue una decisión mucho más tranquila que la anterior, la tomada en 2010, cuando tras la marcha de Juan Ramón Quintás hubo dos candidatos a la presidencia. Por un lado, Amado Franco, presidente de Ibercaja, señalado por Quintás como sucesor, y Fainé, entonces presidente de La Caixa y de Criteria.

En esta ocasión nadie, aparte de Fainé, se postuló para presidir la CECA, si bien en el consejo anterior a la asamblea general, celebrada el pasado 22 de marzo, se reflexionó sobre la función de la asociación y el papel que debería asumir su presidente.

Según fuentes cercanas a las entidades asociadas, entre esas reflexiones se encuentra la de que el presidente tenga una mayor dedicación al consejo y que los temas que se vayan a debatir en sus reuniones sean incluidas con la debida antelación en el orden del día, de forma que se haga más participativo.

Asimismo, y en relación a la defensa que del sector hace la CECA ante los diferentes reguladores, se tomó la decisión de redoblar esta labor, que corresponde a Fainé como presidente, tanto en relación a los reguladores y autoridades nacionales, como ante los interlocutores internacionales, como el Banco Central Europeo

En esa reunión, previa a la asamblea, Fainé se comprometió ante su consejo a tener una mayor dedicación y a redoblar los esfuerzos en defensa del sector en este segundo mandato.

Desde la CECA se asegura que en el consejo previo a la asamblea hubo un debate sobre cómo se podía mejorar los servicios que la CECA ofrece a sus asociados. En este contexto, se resaltó el momento actual de hiperregulación y las relaciones con el BCE, el nuevo supervisor de la inmensa mayoría de entidades que conforman la CECA. Además, también se discutió sobre cómo se podía ayudar a aligerar los costes de la digitalización de la banca a través de Cecabank.

La CECA asegura que ya se está trabajando para dar respuesta a todas las peticiones de las asociadas.

En su discurso ante la asamblea general, el presidente de Caixabank ya resaltaba, por un lado, un mensaje que recalca siempre que tiene ocasión y es el de "restablecer la confianza de la ciudadanía en el sector financiero". También destacó la función de la CECA "de diálogo con los supervisores y reguladores, las administraciones públicas nacionales e internacionales, los grupos parlamentarios, las organizaciones sindicales y el resto de organizaciones empresariales y sociales.

En estos seis últimos años, el sector de las cajas ha sufrido el mayor cambio en su centenaria historia, con sucesivos cambios legislativos, fusiones y transformaciones, que han reducido el número de actores y transformado su estatus jurídico.

Pero el panorama del sector financiero para los próximos años dista de ser fácil. Cómo resaltaba Fainé el pasado 22 de marzo, la mayor fuente de preocupación, para la banca nacional y europea, es el de la rentabilidad. Una mejora que debe conseguirse en un contexto de tipos de interés negativos y con una creciente presión regulatoria.

En ese sentido, la labor de la CECA, en su papel de interlocutor con organismos, reguladores y autoridades, es esencial para aunar los intereses de las entidades medianas que de forma individual tendrían más complicado exponer sus intereses ante las autoridades correspondientes.

En consejo de administración de la CECA, además de Fainé, está formado por los vicepresidentes José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, Amado Franco, presidente de Ibercaja, Braulio Medel, presidente de Unicaja, y Gregorio Villalabeitia, presidente de Kutxabank. Además el presidente de BMN, Carlos Egea, ocupa la secretaría y se cuenta como vocales a Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank, Juan Carlos Escotet, vicepresidente de Abanca, Josep Cifre, presidente de Caixa Pollensa, y Antonio Carbonell, presidente de Caixa Ontiyent.

Bancos de cajas

En la CECA están representados los bancos procedentes de las antiguas cajas y sus fundaciones, además de las dos entidades que permanecen como caja de ahorros, y agrupa el 43% de la cuota de mercado de los depósitos.

Fainé afronta este arranque de mandato muy próximo a la fecha, 30 de junio, en la que tendrá que escoger entre la presidencia de Caixabank o la de la Fundación La Caixa. Sus homónimos en Ibercaja y Unicaja ya han comunicado su decisión. Mientras Amado Franco seguirá en la presidencia de Ibercaja banco, Braulio Medel se ha decidido por seguir en la Fundación de Unicaja.

Fainé también preside la Agrupación Europea de Cajas de Ahorros y Bancos Minoristas (ESBG por sus siglas en inglés) y es vicepresidente del Instituto Mundial de Cajas de Ahorros y Bancos Minoristas (WSBI).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

pepitogrillo123
A Favor
En Contra

Fainé, copia la decisión de tu amigo Alierta, y marcharos sin pausa caminíto del cementerio de elefantes.

Puntuación 3
#1
ESTAFADO
A Favor
En Contra

En mi opinión:

CaixaBank: ESTAFA

La sucursal de CaixaBank de la calle Embajadores, 177 de Madrid: ESTAFA

Seguros La Caixa: ESTAFA.

Os digo esto para que luego no os llevéis sorpresas.

Si os hacéis clientes suyos luego no os quejéis, que avisados estáis.

Puntuación 0
#2