Empresas y finanzas

El 'marketing olfativo', esa exitosa técnica de venta

Pasas por delante de una panadería, una pastelería, o una cafetería y el simple aroma que emana de ella te hace entrar sin preguntarte siquiera si te apetece ese café, ese bollo o esa barra de pan recién hecha que estás a punto de comprar. El marketing olfativo funciona.

Ese impulso que ha generado nuestro cerebro, y que nos ha hecho comprar algo que a priori no teníamos en mente, es lo que busca explotar el 'marketing olfativo'. Es muy posible que el término te suene, porque es una herramienta de marketing que cada día está más presente en las técnicas de ventas de las empresas.

El 'marketing olfativo' se basa en el empleo de aromas en los comercios con el objetivo de generar impulsos en el cerebro de los futuros clientes. Se trata simplemente de apelar a las emociones de los consumidores y trabajadores para influir en su comportamiento. Además, el 'marketing olfativo' supone un "anuncio" en el aire que evita el bombardeo constante que nuestros ojos sufren a diario.

Pero este tipo de marketing no es exclusivo de las tiendas de alimentación. ¿Quién no conoce cómo huele la tienda de ropa en la que suele comprar? Efectivamente, ese olor y esa tienda que acaban de aparecer en tu cabeza te demuestran el poder de este tipo de marketing.

Identificar un olor con una marca mejora el recuerdo y la preferencia frente a posibles competidores. Está demostrado que asociar de manera instantánea e inconsciente olores con una marca en concreto mejora la percepción del usuario de la experiencia en ese tipo de establecimientos.

El recuerdo del olor, el más persistente

El sentido del olfato es el que más vinculado está a los sentimientos. De hecho, las personas somos capaces de revivir momentos felices de nuestras vidas con oler algo que nos traslade a ese instante. Según la psicóloga Silvia Álava, las personas recuerdan un 5% de lo que ven, un 2% de lo que oyen, y un 35% de lo que huelen.

El olor de una tienda puede disparar sus ventas o arruinarlas. Estar relajado o calmado, estimularnos, seducirnos o excitarnos depende en gran medida del aroma que nos rodee. El caso del 'Flavor Radio' de Dunkin' Donuts en Corea del Sur es un ejemplo de una campaña de marketing digital con grandes resultados...

El ejemplo 'flavor radio' de Dunkin' Donuts

Dunkin' Donuts realizó una campaña en Corea del Sur que utilizaba la dispersión de partículas con olor de café recién hecho en los autobuses en el momento en que en la radio sonaba la cuña de la marca. Esta genial estrategia de marketing, bautizada como 'Flavor Radio', provocó un crecimiento de consumidores del 16% y aumentó un 29% las ventas de los establecimientos cercanos a las paradas de autobús.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Fulano de tal
A Favor
En Contra

Relacionado con esto tenéis el libro "Neuroeconomía. Cómo piensan las empresas" de Pedro Bermejo. Editorial LID.

Puntuación 5
#1
Francisco Jose
A Favor
En Contra

Durante años he intentado aplicar dicha técnica a sectores multidisciplinares y no funciona a pesar de las características y boa, boa, boa de la capacidad de memoria frente a un aroma…no funciona señores, no funciona.

Puntuación 5
#2
sfdasdfa
A Favor
En Contra

El problema es que solo sirve para vender comida.

Puntuación 4
#3
Juan
A Favor
En Contra

Francisco josé tu lo has dicho, durante cinco años, que han sido de mucha crisis, la gente va con lo justo en el bolsillo, y si paro a comprar por ese impulso quizá no pueda pagar el parking,coger el autobús o comprar lo básico para casa ese día.

Puntuación 0
#4