Empresas y finanzas

La UE se planta: rechaza un impuesto especial a multinacionales tecnológicas

  • Las empresas digitales en la UE deben recibir el mismo tratamiento fiscal

Las empresas digitales que operan en la Unión Europa deberían recibir el mismo tratamiento fiscal que las industrias tradicionales. Esta es la principal conclusión de un informe elaborado por la Comisión Europea, publicado ayer y recogido por The Wall Street Journal.

El estudio fue realizado por un grupo de expertos liderados por el exministro de Finanzas de Portugal, Vitor Gaspar, a raíz de que se conocieran las prácticas fiscales llevadas a cabo por los gigantes tecnológicos como Google, Facebook o Microsoft, en los 28 países que conforman la Unión Europea.

Las propuestas del estudio están muy lejos de plantear un impuesto sobre datos o información o alguna otra medida específica. Francia ha liderado una ofensiva para imponer un régimen fiscal específico para las empresas digitales y así asegurarse de que tributan en Europa por los beneficios que generan aquí.

En cambio, el grupo de expertos, entre los que se encuentran Jim Hagemann Snabe, directivo de la compañía alemana de software SAP AG; Michael Peter Devereux, profesor en la Universidad de Oxford, y Mary Walsh, una consultora de Irlanda, ha concluido que tiene más sentido aplicar a las compañía digitales el marco propuesto por el grupo de los veinte países industrializados y en desarrollo. "No debería haber una régimen fiscal especial para las compañías digitales", dice el estudio.

"Más bien, se deberían aplicar o adaptar las reglas generales a las firmas tecnológica para que éstas puedan ser tratadas de la mismas forma o en las mismas condiciones que las compañías tradicionales", apunta el informe elaborado por la Comisión Europea (CE) y recogido por WSJ.

El año pasado, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentó su propio plan de acción para combatir lo que ellos llaman la "deslocalización de beneficios", que es cuando las compañías eligen para tributar sus ganancias el régimen fiscal más favorable disponible. El objetivo será contrarrestar estas prácticas mediante una mayor coordinación y colaboración entre los países para que las compañías pagaran los impuestos ahí donde se generaran sus beneficios o se produjeran los productos.

"La deslocalización de beneficios está particularmente extendida entre las compañías que hacen un uso intensivo de las tecnologías digitales en sus actividades internacionales", apuntan el informe de la Unión Europea publicado el miércoles.

Un área donde el informe apunta que la Unión Europa puede actuar es sobre el IVA que se aplica sobre los productos digitales, apuntando a que los impuestos sobre los servicios digitales se deben pagar donde se genera o demanda. En esta línea, plantea que se deben eliminar las diferencias que existen entre los productos digitales y físicos en materia de tributación.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin