Empresas y finanzas

Iberdrola llevará a los tribunales la reforma eléctrica y reducirá su plantilla en 1.000 personas

  • Espera cerrar 2014 con un EBITDA de 6.600 millones de euros
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. Foto: Archivo

Tras la presentación de sus resultados anuales, Iberdrola ha anunciado que tomará acciones legales contra la reforma energética del Gobierno y que acometerá una "reducción vegetativa" de 1.000 empleados en sus negocios, hasta que la plantilla global se sitúe en 27.000 trabajadores dentro de tres años. Iberdrola ganó 2.572 millones en 2013, el 7% menos.

Durante su presentación de resultados ante los inversores internacionales, el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán, ha lamentado los efectos de las políticas energéticas sobre el desarrollo del negocio eléctrico en varios países europeos.

Según aseguró, 2014 supondrá "un suelo" para los resultados de la compañía, que espera cerrar este ejercicio con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 6.600 millones y elevarlo a un ritmo anual del 4% hasta 2012. El potencial de crecimiento será especialmente apreciable a partir de 2015.

Sánchez Galán destacó la "fortaleza del negocio" de la compañía y su capacidad para "aprovechar oportunidades de crecimiento", después de haber respondido a la "complejidad" del entorno con una mayor "diversificación internacional".

Reforma energética

Según ha explicado la compañía, van a responder a las medidas impuestas por el Ministerio de Industria con la batalla en los tribunales, además de reducir sus costes operativos en España, internalizar impuestos en los precios de mercado y adecuar tanto sus políticas de explotación como su cartera de generación al nuevo escenario

De acuerdo con el consejero-director general de la compañía, José Luis San Pedro, la eléctrica "defenderá ante los tribunales" los intereses de sus accionistas ante los efectos de varias normas "de dudosa legalidad", entre ellas los recortes a la retribución de la distribución y las actuaciones de carácter "retroactivo".

Iberdrola lanza este mensaje después de cifrar en 1.310 millones el impacto solo en 2014 de las medidas adoptadas por el Gobierno, de los que 868 millones corresponden a decisiones anteriores a julio del año pasado y 442 millones a las directamente relacionadas con la reforma anunciada en esa fecha.

El impacto para la eléctrica, que contrasta con los 9.022 millones de impacto para el conjunto de las empresas, incluye 568 millones por los nuevos impuestos a la generación, 70 millones por los pagos por capacidad para las centrales de gas, 376 millones por los ajustes a la retribución del transporte y la distribución, y 296 millones por las reducción de primas al régimen especial.

Inversiones

Sobre las inversiones, el directivo especificó que prevé que asciendan a 9.600 millones de euros hasta 2016. De esta cifra, 4.400 millones irán destinados al crecimiento, lo que equivale al 46% del total, frente al 54% que se dedicará al mantenimiento y sustitución de activos. El 88% de las inversiones se dirigirá a negocios regulados.

Por regiones, España recibirá el 15% de los 9.600 millones totales, o 1.440 millones, frente al 41% de Reino Unido, el 23% de Iberoamérica y el 17% de Estados Unidos. Atendiendo a las áreas de negocio, las redes recibirán el 57%, las renovables el 22%, y la actividad de generación y comercial el 19%, del que la mitad se dedicará a México.

Tras haber cerrado ya un plan de desinversiones por valor de 2.000 millones, la eléctrica espera acometer ventas de activos por otros 500 millones de euros hasta 2016. 

Dividendo

Sobre la política de remuneración al accionista, Sánchez Galán insistió en que se convertirá en una "prioridad" basada en un nivel mínimo de retribución de 0,27 euros por acción. Iberdrola prevé mantener el dividendo flexible y, al mismo tiempo, el número de acciones para evitar fuertes diluciones.

El pay out estará en un rango entre el 65% y el 75%, y la retribución mínima de 0,27 euros por acción irá aumentando en línea con el beneficio neto obtenido cada año.

Los tres pilares de la actualización estratégica de Iberdrola consisten en un perfil de riesgo equilibrado, en una mejora de la eficiencia operativa y en una solidez financiera que permita reducir la deuda en 1.800 millones, hasta 25.000 millones de euros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud