Empresas y finanzas

Veintiuna grandes industrias paran por la subida de la luz en la bolsa eléctrica

Alcoa. Foto: Archivo

Los altos precios de la electricidad en el mercado mayorista eléctrico (pool) han desatado la ira de los agentes del mercado: los comercializadores y la gran industria que compra la electricidad en esta bolsa eléctrica. Un total de 21 plantas se han visto obligadas a parar su producción por los "desorbitados" precios eléctricos que representan un sobrecoste a las fábricas de 25 millones de euros y afecta a la actividad de 15.000 empleos directos.

La mayoría de estas fábricas pertenece a Alcoa, Ferroatlántica, Cementos Portland, Nervacero, Carburo del Cinca, Siderúrgica Sevillana y Votarantin Cementos. Todas ellas son industrias electro-intensivas que han sido golpeadas por un diferencial de precios de hasta un 60 por ciento superiores a los registrados en Alemania, principal competidor de España en las exportaciones industriales hacia el Viejo Continente.

Los precios de diciembre, cuyo promedio de la semana supera en alrededor de un 60 por ciento a los registrados en la última semana de noviembre, están anulando los planes de producción actuales y los previstos para 2014, lo que repercutirá en una menor exportación, con su consiguiente repercusión en el empleo, al tiempo que crece el riesgo de deslocalizaciones. Según explicó ayer la patronal de los grandes consumidores de energía AEGE, "estos precios no se corresponden con los costes de generación, produciendo una pérdida de competitividad inmediata y en el medio plazo".

"Esta situación nos aleja del añorado objetivo para el 2020 de que la industria española alcance el 20 por ciento del PIB", añadió la asociación.

En este sentido, los grandes consumidores de energía recuerdan al Gobierno que la industria es "un sector fundamental y clave" para la salida de la crisis y dan un toque de atención al ministro de Industria, José Manuel Soria, ya que la industria "continua esperando" los anunciados cambios que se pretendían a través de la reforma energética para alcanzar unos precios estables y similares a los de la Unión Europea, aunque parecen olvidar los bajos precios de abril y mayo.

Otros de los grandes afectados por este encarecimiento de la bolsa eléctrica son los comercializadores independientes, como son Acciona, GDF Suez, Alpiq, Axpo y Enérgy del grupo Villar Mir, entre otros. A través de su patronal ACIE, estas empresas instaron a las autoridades competentes a investigar los comportamientos de oferta en el mercado, con el fin de aportar "una investigación técnica rigurosa" sobre las causas de este alza de precios.

Desde el Red Eléctrica y el Ministerio de Industria descartaron hacer algún comentario sobre este asunto. En cualquier caso, es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia quien tiene la potestad de abrir un expediente de oficio y pedir información a las compañías eléctricas. La patronal Unesa, que agrupa a Endesa, Iberdrola, Gas Natural, E.ON y EDP Energía, tampoco quiso valorar este asunto.

Los comercializadores independientes pusieron la atención en que de mantenerse esta tendencia alcista, los consumidores domésticos y que están acogidos a la Tarifa de Último Recurso podrán verse afectados por un incremento sustancial de dicha tarifa en la próxima subasta, que se celebra el 19 de diciembre.

La luz subirá en enero

Según los cálculos realizados por elEconomista, si la subasta se celebrase hoy se cerraría con un aumento de más del 18 por ciento. Trasladado al recibo de la luz supondría un alza del 8 por ciento. Hay que tener en cuenta que el Gobierno está dispuesto a subir un 2 por ciento la parte regulada de la luz para absorber el nuevo déficit de este año de 3,600 millones. En total, la factura eléctrica experimentaría un alza del 10 por ciento en enero.

La explicación técnica del encarecimiento se debe a la menor aportación de la hidráulica y eólica debido al anticiclón, pero también a la menor producción nuclear por paradas de recarga de combustible. No obstante, las reservas hidráulicas se encuentran al 56 por ciento, 21 puntos por encima de las existentes en la misma fecha del año precedente, según datos de REE.

Además, "ni el ascenso del precio del gas en mercados cercanos ni la falta de viento serviría para justificar técnicamente, en el peor de los escenarios, incrementos tan drásticos del precio de la energía", apuntó ACIE, para, a renglón seguido, añadir que "con estas razones se podría justificar un incremento del precio del 30 por ciento, ¿cuál es la justificación del 30 por ciento restante?" Esta patronal fue más allá e incluso señaló que "de forma un tanto anómala" las instalaciones hidráulicas están definiendo de forma predominante el precio marginal durante este periodo.

Tanto los comercializadores como la industria intensiva insistieron en la necesaria introducción de mecanismos de competencia que permitan a todos los operadores participar en igualdad de condiciones y atemperar los efectos de situaciones anómalas de mercado como la actual.

En este sentido, ACIE propuso la introducción de medidas que incentiven la competencia en el mercado mayorista (como la creación de un mercado organizado de gas), la participación efectiva de las instalaciones renovables en los servicios de ajuste (en particular en el proceso de solución de restricciones técnicas) o el uso eficiente de las interconexiones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud