Empresas y finanzas

El BCE ofrece a España alargar el fin del rescate a la banca ante nuevas necesidades de capital

  • "Puede funcionar como una barrera psicológica, para que no cunda el nerviosismo"
El presidente del BCE, Mario Draghi. Foto: Archivo

La troika terminó su visita de principios de junio asegurando que todavía existen riesgos en la banca española. Y, aunque tanto Bruselas como el Ejecutivo de Mariano Rajoy han asegurado que las entidades no necesitarán pedir más dinero del rescate habilitado para el sector, podría existir una fórmula alternativa. La propuesta consistiría en alargar el plazo de vigencia del programa de asistencia financiera del Eurogrupo para España, que finaliza el 31 de diciembre de este año, de forma que pudiera acudirse a él en caso de necesidad.

Así, se intentaría poner el parche antes de la herida. Es decir, anteponer una solución que evite tensiones antes de que se publiquen las nuevas exigencias de capital que llegarán del BCE, tras lo próximos test de estrés, y del Banco de España, que reclamará más provisiones.

"No lo descartamos, se podrán tomar decisiones en ese sentido (de ampliar los plazos) si es necesario", afirmaron las fuentes del Ejecutivo comunitario consultadas por Europa Press.

Aún es pronto

Sin embargo, han matizado que la cuestión no se abordará hasta otoño de este año, ya que aún es pronto para hablar de "preocupaciones o sospechas" sobre si el rescate es insuficiente. "En las próximas misiones de evaluación (de la troika) ya se podrá evaluar mejor la situación y hacer frente a esta cuestión" de la prórroga, aseguraron las citadas fuentes.

España ha pedido a sus socios 41.300 millones de euros, de hasta un máximo de 100.000 millones establecidos en el contrato firmado con el fondo de rescate permanente de la UE (MEDE). El Ejecutivo asegura que no tiene ningún interés por solicitar el resto y que en el caso de ser necesario, podría apelar al FROB o incluso al Tesoro en busca de financiación extra para la banca.

Sin embargo, Moncloa está estudiando recoger el guante tendido por el BCE y se plantea la opción de la prórroga si los efectos positivos llegasen a compensar el "estigma político asociado y siempre que los socios más reacios no pidan contrapartidas inaceptables", indica el diario El País,que esta mañana informaba de la noticia.

Visto bueno del FMI y la UE

Esta medida contaría además con la bendición de los otros dos miembros de la troika. Fuentes consultadas señalan que tanto desde Bruselas como desde el FMI verían con buenos ojos esta fórmula, con la que tratar de mantener bajo control cualquier amago de regreso de zozobra en los mercados. "España puede conseguir fondos para la banca por sus propios medios, pero la línea de crédito europea puede funcionar como una barrera psicológica, para que no cunda el nerviosismo", explica una de las fuentes citadas.

La reestructuración del sistema bancario español va por buen camino, según el último examen de la troika (BCE, Comisión Europea y FMI), pero no ha conseguido disipar las dudas. Los planes diseñados para las entidades nacionalizadas no están resultando ni tan efectivos como se esperaba ni se están desarrollando tan rápidamente como sería deseable para completar el saneamiento.

En este contexto, la vigilancia sobre el sector bancario va a ir a más en los próximos meses. Para empezar, la institución que preside Mario Draghi hará nuevos test de estrés para medir la capacidad de las entidades para capear una nueva caída de la economía de la Eurozona. Para ello, inspeccionará de hasta 140 bancos europeos y determinará sus necesidades de capital y, cuando sea necesario, acometerá rescates con participación del contribuyente, de los accionistas, de los acreedores y de los clientes.

El calendario de estas acciones ya está decidido, según afirmaba la pasada semana el diario alemán Die Zeit. Los exámenes comenzarán en otoño de este año y los resultados llegarán en 2014.

A su vez, el Banco de España ha endurecido las condiciones para que la banca realice refinanciaciones o reestructuraciones de créditos, por lo que con toda probabilidad los bancos tendrán que provisionar las refinanciaciones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud