Empresas y finanzas

Las eléctricas cobrarán más cara la luz en las horas punta de demanda

Los domésticos diferenciarán entre verano e invierno y las horas punta y valle de consumo. La retribución de las redes de transporte y de distribución se revisará cada cuatro años.

La Comisión Nacional de Energía acaba de presentar el borrador de una circular por el que se establece una nueva metodología para el cálculo de los llamados peajes de distribución y transporte. Esta medida supondrá que a partir de ahora las eléctricas van a comenzar a aplicar una diferenciación de precios por la hora y el mes en el que se consume la electricidad para poder cobrarla más cara o barata.

El objetivo de esta propuesta es proporcionar señales de eficiencia en la medida en que a cada grupo tarifario (potencia contratada) se le asignen los costes de las redes que utiliza y que exista una discriminación en los precios en las horas de mayor y menor uso de la red.

La tarifa eléctrica se compone de dos partes: el precio de la energía y la parte regulada, casi al 50 por ciento cada una. El coste de la primera mitad se fija cada trimestre con la subasta Cesur y al resto corresponden en un 50 por ciento los peajes de la distribución y el transporte y en otro 50 por ciento los costes del régimen especial, el déficit de tarifa, la interrumpibilidad y cuotas.

Con esta medida, el Gobierno actúa sobre una partida que supone cerca del 25 por ciento del coste de la electricidad. Concretamente, según las cuentas realizadas por la Comisión Nacional de Energía, en los que respecta al coste de los peajes de distribución corresponden 5.391 millones de euros y al coste del transporte le corresponden un total de 1.492 millones de euros.

Ante los cambios que van a producirse en el recibo de la luz, la Comisión Nacional de la Energía considera necesario realizar campañas de información al consumidor, en colaboración con las asociaciones, relativas a la eleccción adecuada de la potencia contratada que es necesaria para su suministro, por su incidencia en la facturación de los términos de potencia de sus peajes, y, por otra parte, reforzar las medidas de supervisión de la implantación de contadores y de sus efectos sobre los consumidores.

La CNE explica en su informe que los peajes eléctricos han de ser únicos en todo el territorio nacional y, por lo tanto, aunque una diferenciación territorial de peajes pudiera suponer una asignación más eficiente de los costes de transporte y distribución no podrá contemplarse en la metodología, por ser contrario al principio de peaje único.

La propuesta enviada por la CNE consiste en modificar cuatro variables: zonas de aplicación, temporadas eléctricas, tipos de día y períodos horarios.

En las zonas de aplicación se considerará una única zona para todos los sistemas eléctricos, incluidas las islas y Ceuta y Melilla que antes tenían unas condiciones distintas.

Las temporadas eléctricas también se revisarán de modo que el año se dividirá en temporada alta (5 meses), media (5 meses) y baja (2 meses) para los periodos de discriminación horaria que se aplican a la gran industria. Se eliminará el mes con todas sus horas valle (agosto) y se utilizará como indicador del nivel de punta del mes la media de las 10 horas de mayor demanda.

En la propuesta que ha realizado Red Eléctrica, los tipos de día dependerán de la laboralidad y para las industrias incluso del tramo del día en que se producen las puntas. El día de Reyes se contabilizará como festivo.

Para los periodos horarios se revisa el número de horas punta, llano y valle y la ubicación de dichos bloques horarios de modo que se tendrá en cuenta la demanda de cada temporada

Para los tres 3 periodos, es decir, los que utilizan las pymes y los hogares, se diferenciará entre verano e invierno y coindirá con el cambio de hora y se mojora la identificación de puntas y valles.

Para las discriminaciones horarias de dos periodos, es decir, aquellas que no cuentan con contadores inteligentes harán también dos temporadas de verano e invierno coincidentes.

La metodología establecida en la circular se revisará cada cuatro años, y formará parte de la reforma energética que está preparando el Gobierno y que prevé que los negocios regulados tengan revisiones en periodos más cortos de tiempo. Los agentes, además, tendrán la obligación de dar información a la CNE.

El regulador considera que no está justificado la diferenciación de los peajes de transporte y de distribución para los consumidores conectados a la redes de baja tensión con una potencia contratada inferior a 10 KW y de potencia contratada comprendida entre los 10 y los 15 KW de los peajes de acceso vigentes, por ese motivo, tendrán los mismos peajes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud