Empresas y finanzas

PP y PSOE permitieron alterar el precio del suelo en Seseña

En enero de 2004, el arquitecto municipal del Ayuntamiento de Seseña, Jesús Montoya Velasco, valora el precio del metro cuadrado de El Quiñón a 360,59 euros.

Esta cantidad es la referencia que se utiliza para determinar el aval que debe presentar ONDE 2000 al Consistorio. Es decir, el dinero que se debe pagar a la empresa para garantizar el 100% de las obras.

Apenas dos meses después, el 24 de marzo, Montoya emite otra valoración del suelo de El Quiñón significativamente más barata: 118,450 euros por metro cuadrado. La diferencia radica en que este cálculo determina el dinero que ONDE 2000 debe satisfacer al Ayuntamiento por el 10% de suelo que por convenio le corresponde y que, inicialmente, iba a cambiar por viviendas.

Investigación truncada

Disconforme con esta doble valoración, Manuel Fuentes, alcalde de Seseña, propone una comisión de investigación al Pleno del Consistorio para aclarar los beneficios que, en su opinión, tanto al arquitecto municipal como el aparejador, Mariano Álvarez, pretenden conceder a ONDE 2000. Una investigación que nunca pudo llevar a cabo, ya que tanto los ediles del PSOE como los representantes del PP se opusieron.

En concreto, Fuentes quería comprobar si existía algún tipo de vinculación entre Montoya y ONDE 2000 y constatar si se había vulnerado la incompatibilidad que tienen los aparejadores municipales (en este caso Álvarez) para realizar trabajos en empresas privadas. Según la denuncia presentada en Anticorrupción, Álvarez, que ocupaba una plaza de interino en el Ayuntamiento, había realizado algunos trabajos para Promociones del Saz, empresa de Francisco Hernando, mientras estuvo contratado por el Ayuntamiento de Seseña.

En la denuncia, también se resalta la coincidencia de que tanto el arquitecto como el aparejador entraron en el Ayuntamiento el 19 de noviembre de 2002, es decir, el mismo día que El Pocero presentó el PAU El Quiñón. Por aquellas fechas, el alcalde de Seseña era el socialista José Luis Martín. Cargo que perdió seis meses más tarde frente a Fuentes.

Amenazas de 'El Pocero'

Convencido de que había irregularidades en esos nombramientos y en las elevadas valoraciones del suelo en favor de El Pocero, Manuel Fuentes emprendió una campaña para conseguir que Montoya y Álvarez salieran del Consistorio. Unos movimientos que le valieron serias advertencias por parte de El Pocero. "No me toques a mis técnicos", llegó a decirle el constructor, según la documentación presentada por Fuentes ante la Fiscalía.

Al final, el alcalde consiguió que el arquitecto y el aparejador salieran del Ayuntamiento. Mientras que Jesús Montoya sufrió un despido disciplinario, fechado el 1 de septiembre de 2004; la baja de Mariano Álvarez se justificó en el hecho de que ya se había cubierto la plaza definitiva.

Convencido de que las valoraciones del suelo estaban viciadas, Manuel Fuentes tiene congelado todo el proceso para el desarrollo del 10% de los terrenos que corresponden al Ayuntamiento. Una situación que piensa mantener mientras no se presente una valoración real del precio.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud