Empresas y finanzas

España se aleja de los AVE de Israel y EEUU tras reconocer a Palestina

  • A cambio, consolida La Meca y pujará en el Golfo Pérsico por contratos
El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo.

El sí a Palestina puede salir caro. El voto favorable que ha dado España en reconocimiento a este territorio como un Estado observador en la ONU tendrá un alto precio: los contratos de alta velocidad y de infraestructuras que se ultiman en Israel y Estados Unidos. Si la decisión del Gobierno español supone un éxito para el Ministerio de Asuntos Exteriores -que ve mucho más cercana la posibilidad de entrar en el Consejo de Seguridad de la ONU a partir de 2014-, otras carteras como el Ministerio de Economía o el de Fomento sufren los inconvenientes de esta decisión.

En el caso de Israel, el país judío ha puesto en marcha varios contratos relacionados con el negocio ferroviario y valorados en 20.000 millones de euros. Además del proyecto de AVE que unirá Tel Aviv y Eliat -en el que ya han mostrado su interés Renfe Operadora, Adif e Ineco- existe sobre la mesa otra interesante licitación para renovar la red de Metro de Tel Aviv.

De hecho, fuentes de la compañía presidida por Julio Gómez-Pomar aseguran a elEconomista que hace unas cuantas semanas una delegación española enviada por Fomento estuvo en Israel para discutir los proyectos.

Plan Obama

Pero el perjuicio no sólo se queda en tierras judías. El lobby israelí, que tiene un gran poder en Estados Unidos, podría ser clave para intentar bloquear a los consorcios españoles que pujan en tierras norteamericanas. A priori, los dos proyectos más llamativos son los dos tramos de AVE más avanzados dentro del Plan Obama, un proyecto nacional que se ha ido desinflando.

Tanto la alta velocidad de Florida, como la de California tienen visos de comenzar las licitaciones a medio plazo. Precisamente, todos estos proyectos se habían paralizado ante la falta de financiación. Y también es el lobby judío el que tiene una gran presencia en la banca norteamericana. En el caso del AVE de California el calendario se ha vuelto a retomar y ya hay un pequeño tramo que podría comenzar el proceso de licitación en breve. En él ya han mostrado su interés empresas españolas como ACS, Comsa, Acciona y Ferrovial.

Recientemente, la ministra de Fomento, Ana Pastor, participó en una conferencia de la Cámara de Comercio de EEUU en España en la que apoyaba a las empresas españolas que quieren buscar negocio en territorio norteamericano.

Además de la alta velocidad ferroviaria, muchas empresas hispanas tienen serios intereses en Estados Unidos. Así, ACS y Ferrovial están interesadas en el proyecto para ampliar el aeropuerto de La Guardia. En su totalidad, el contrato está valorado en 2.825 millones de euros e incluye la renovación de la terminal central. El objetivo es que en el 2030 tuviera una capacidad de 17 millones de pasajeros con esta nueva infraestructura. Ahora, con las tres terminales restantes registra unos movimientos anuales de 24 millones de pasajeros. Los otros grandes aeropuertos de Nueva York, como Newark o JFK, también están ultimando ambiciosos proyectos de ampliación, que siguen muy de cerca las empresas españolas.

La parte positiva del voto a favor de Palestina es que se refuerzan las relaciones diplomáticas con el mundo árabe, que está suponiendo en los últimos años un filón para los intereses comerciales españoles. El mayor exponente de este éxito es el AVE La Meca-Medina, un megacontrato valorado en 6.500 millones de euros y conseguido por un consorcio español liderado por Renfe y Talgo. De hecho Renfe ha puesto en marcha el proceso para seleccionar a veinte maquinistas para Arabia Saudí.

Precisamente en Arabia Saudí también podría lograrse otra licitación millonaria si España es capaz de vender los tanques Leopard, que fabrica Santa Barbara Sistemas. El contrato está valorado en 3.000 millones de euros.

El AVE a La Meca es un contrato estratégico para España, no sólo por su valor en sí, sino por las positivas consecuencias que puede tener en el futuro para la industria ferroviaria nacional. Según datos del Consejo de Cooperación para los Países Árabes del Golfo (GCC), los países de la zona licitarán en el futuro contratos por valor de 80.000 millones de euros. En los Emiratos Árabes Unidos, por poner un ejemplo, existen licitaciones ferroviarias cifradas en 16.000 millones de euros. Y lo mismo ocurre en otros países de la zona como Qatar, Kuwait, Omán o Bahrain.

La Asamblea General ha admitido finalmente a Palestina como país observador por una abrumadora mayoría: 138 votos a favor (entre ellos España y Francia), 9 en contra y 41 abstenciones (incluidos Reino Unido y Alemania).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud