Empresas y finanzas

La banca podría necesitar más dinero público: Bankia, en el punto de mira

Mariano Rajoy junto a Rodrigo Rato, presidente de Bankia. Foto: Fernando Villar

La banca sigue siendo el principal problema que ven los mercados en España. La idea de que van a necesitar más dinero público sigue cobrando fuerza, y los focos están centrados principalmente en una entidad: Bankia.

Con la morosidad incrementándose, las dudas sobre el conjunto de la cartera crediticia de la banca de 1,8 billones de euros, no solo su exposición inmobiliaria, se incrementan. Y más una vez que el primer ministro Mariano Rajoy ha descartado tanto pedir ayuda a Europa como inyectar más dinero público dados los problemas de déficit y deuda del Estado.

Esta situación se ve agravada por el hecho de que el efecto de los manguerazos de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) está empezando a remitir. Además, según avanza el proceso de consolidación del sistema y se dejan entrever las fusiones hay una entidad que parece que se va a quedar sin pareja, y no es otra que la presidida por el exministro de Economía Rodrigo Rato.

Bankia, resultado de la fusión de siete cajas liderada por Caja Madrid y Bancaja, ha sido definida como entidad sistémica que podría arrastrar el sistema financiero, y ahora se enfrenta a un escrutinio particular de los mercados y los economistas.

El banco, que ha recibido 4.500 millones de ayudas públicas en la primera reforma del sector llevada a cabo por el anterior gobierno, ha anunciado que debe provisionar otros 3.400 millones por su exposición inmobiliarias, cantidad que asegura que puede obtener de la venta de activas y los beneficios recurrentes. BFA-Bankia vende su 10,36% en Mapfre América por 244 millones.

Europa no quiere "muertos vivientes"

Fuentes europeas explican a Reuters que España no optó por el modelo de reforma de Irlanda o Japón por su limitado éxito, y aunque valoran que las grandes estén cumpliendo con las exigencias de capital de Basilea III, insisten en que las medidas se debe tomar más rápidamente para evitar que la economía siga cayendo.

"Hay una necesidad acuciante de salir de una situación en la que toda la energía de los bancos se dirige a como sobrevivir y no a prestar", defendieron las fuentes europeas. "Queremos evitar una situación en la que los bancos sean muertos vivientes".

Guntram Wolff, del influyente think-tank bruselense Bruegel, aseguraba al diario FT que la mejor solución sería una rápida reducción del valor de los créditos dudosos seguida de una rápida inyección de dinero europeo, lo que permitiría a los bancos volver a prestar y estimular la economía española. "Los peor para la economía española sería tener un sistema financiero que no funcionara que no esté dando crédito".

Los analistas y los economistas empiezan a mirar más allá de las pérdidas inmobiliarias, y ahora también se preguntan por el resto de los créditos de la banca. "La gente está preguntando ahora: ¿qué pasa con el resto de la cartera?" explicó Patrick Lee, analista de Royal Bank of Canada.

¿Necesitará la banca más capital?

El gobierno, por el contrario, asegura que tiene la situación bajo control tras la reforma impulsada por el minsitro de Hacienda y Competitividad, Luis de Guindos, que promete hasta 52.000 millones para el sector. "El 75% del sector está sano ahora y el 8% está nacionalizado. No hay mucho más que tengamos que hacer", según fuentes del ejecutivo. "El mayor riesgo, la exposición inmobiliaria, se ha abordado y los plazos se están cumpliendo".

Sin embargo, los analistas siguen pensando que la reforma es insuficiente y creen que los bancos necesitarán más dinero. "El sector financiero en conjunto es probable que necesite más ayuda del estado", aseguraba la agencia de calificación Fitch en un informe. Eso sí, la agencia cree que España debería ser capaz de afrontar las nuevas inyecciones de capital por sí solas.

La ayuda del BCE, que en principio no se va a incrementar, pudo servir de tirita, pero no soluciona los problemas. Fuentes del gobierno reconocen que "el dinero del BCE nos ha ayudado mucho", pero esto podría llegar a su fin.

"La atmósfera mejoró con la inyección de liquidez masiva, pero España siempre va a estar en problemas volviendo a la recesión con un gran déficit que corregir", explico Daragh Quinn, analista financiero de Nomura. "La calidad de los activos siempre va a ir a peor, no a mejor".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud