Empresas y finanzas

Las autopistas piden créditos por 600 millones para salvar al sector

La ministra de Fomento, Ana Pastor. Foto: Archivo

Las autopistas se encuentran en una situación límite. La caída del tráfico unida a una planificación errónea ha generado un agujero gigante en este sector y el Ministerio de Fomento no quiere esperar más para buscar una solución a este conflicto.

Desde el departamento que dirige Ana Pastor se está impulsando las fusiones entre las compañías del sector, a cambio de una ampliación del plazo de las concesiones, una medida que sería muy beneficiosa para Abertis y que ha despertado recelos en algunas de las compañías concesionarias. Algunas empresas concesionarias han manifestado su oposición a este proceso de concentración por las dificultades que conllevaría para poner de acuerdo a todas las empresas.

El Ministerio de Fomento trabaja a marchas forzadas tanto con la banca como con las propias empresas concesionarias para tratar de buscar una solución. Las compañías concesionarias no tienen contabilizada en algunos casos la deuda como vencida al haberse abierto anteriormente un proceso de renegociación que sigue pendiente.

Continuidad de los créditos

El Gobierno incluirá previsiblemente en los próximos Presupuestos un crédito participativo de 150 millones de euros, adicionales a los 200 millones que ya entregó al sector hace ahora dos años el exministro, José Blanco, según informan fuentes solventes. Existían dudas sobre su continuidad, pero parece que al final seguirán activos a pesar de que los sobrecostes derivados de las expropiaciones llevadas a cabo se considera un tema resuelto.

Respecto a las cuentas de compensación, desde las empresas del sector se asegura que serán necesarios 600 millones de euros para cubrir la diferencia entre la facturación real y el 80 por ciento de los ingresos estimados. Fomento contempla en estos momentos prolongar las cuentas de compensación durante tres años, un periodo que algunas de las empresas concesionarias estiman corto para sus necesidades.

Según una valoración de Ahorro Corporación, las principales autopistas con problemas son: la radial 2 (participada por Abertis, ACS, FCC y Acciona), las radiales 3 y 5 (participadas por Sacyr Vallehermoso, Abertis, ACS y FCC), la radial 4 y Ocaña-La Roda (participadas por Ferrovial y Sacyr Vallehermoso), y el eje Aeropuerto (100 por cien OHL).

El caso de la M-12

El grupo que controla Juan Miguel Villar Mir destinó 454 millones a la construcción de la autopista de peaje M-12, cuya intensidad de tráfico no alcanza ni de lejos las estimaciones que contempla el proyecto. De acuerdo con los datos correspondientes al pasado ejercicio, esta vía de pago registró un tráfico medio equivalente a 7.845 movimientos, cifra que supone un descenso del 9,3 por ciento respecto al ejercicio precedente. En enero de 2011, OHL fue autorizada a aplicar un incremento medio del 3,4 por ciento en sus tarifas, pese a lo cual cerró el año en números rojos.

Cuestionado sobre este problema por un analista en la presentación de resultados, el empresario se limitó a decir que mantiene contactos con el Ministerio de Fomento para estudiar una solución. Igualmente mantiene negociaciones abiertas con la Comunidad de Madrid en relación con la línea de cercanías que une Móstoles con Navalcarnero.

Según explicó la propia ministra en el Congreso de los Diputados, la situación de estas vías de peaje "tiene que ver con cómo está el país", y aseguró que el Gobierno tiene una responsabilidad con las empresas concesionarias.

En este sentido, recordó que "si cae una concesión es el Estado el que tiene que asumir el coste, y eso imputa en déficit". Según estimaciones del sector, si las radiales cerrasen sus puertas por falta de viabilidad necesitarían fondos por valor de 4.000 millones de euros.

De ahí los temores de la ministra, que además quiso lanzar un mensaje a las empresas concesionarias, y señaló que "tenemos la voluntad política de mantener la cuenta de compensación establecida en la ley y los préstamos participativos", con los que se apoya a las radiales.

La responsable de Fomento criticó la labor del anterior Gobierno, le acusó de "irresponsable" y denunció que deja un Ministerio endeudado. Agregó que los socialistas "han vendido humo", ya que tienen la mayoría de las infraestructuras "sin pagar".

Fuentes del sector aseguran que para lograr una fusión entre las empresas concesionarias habría importantes escollos como la valoración de las propias compañías y sería necesario auditar que premio tendría la ampliación de la concesión que afectaría principalmente a las autopistas que tienen un mayor tráfico, es decir, las del litoral Mediterráneo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud