Empresas y finanzas

Florentino Pérez da un 'pelotazo' de más de 500 millones con Castor

El presidente de ACS, Florentino Pérez, ha dado un pelotazo con la construcción del almacenamiento de gas Castor que prácticamente ha triplicado su coste desde los 500 millones iniciales hasta los 1.600 millones totales.

El Ministerio de Industria aceptó ayer la puesta en funcionamiento de esta instalación, lo que supone, en principio, reconocer a los promotorores (65 por ciento ACS, 35% Escal) una retribución de 1.272,9 millones, es decir, 772 millones más de lo previsto. Un presupuesto sorprendentemente alto, si se tiene en cuenta que la previsión recogida en la Planificación Energética 2005-2011 para considerarlo un proyecto prioritario era de 500 millones.

Según explicó ayer Escal, "el contratista principal del proyecto Castor ha sido ACS-Cobra, que ha subcontratado las principales unidades de obra. Estos más de 40 subcontratos de más de 1 millón de euros han sido adjudicados mediante convocatoria pública, supervisada por la Comisión Nacional de la Energía. En particular el principal subcontratista ha sido la empresa norteamericana Kiewit, que ha construido las plataformas offshore, por un monto superior a los 400 millones".

Repercutirá en el gas

Según la empresa canadiense, "en mayo de 2008, con posterioridad a la toma de control por parte de ACS, el Gobierno otorgó la Concesión de Explotación conociendo el presupuesto actualizado", que en aquel momento ascendía ya a 1.163 millones y desde entonces aseguran que el presupuesto sólo se ha incrementado un 9,2%.

La puesta en funcionamiento de Castor, prevista para el próximo mes de mayo, repercutirá además en el recibo del gas, ya que supondrá un alza del 8% en la parte regulada, tal y como ha reconocido a elEconomista la compañía canadiense provocando, según la CNE, una merma de competitividad para las industrias.

Con estos datos, que han generado la alarma en el Ministerio de Industria y en el regulador, Castor representa una cifra de inversión casi tres veces superior al proyecto, ya que a los 1.272 millones se ha de añadir el coste del gas colchón que supondrá otros 200 millones más. De ahí que en el sector energético se esté cuestionando con fuerza la viabilidad de la instalación, así como la conveniencia de ponerla en marcha en estos momentos de caída de demanda.

Finalmente, el departamento que dirige José Manuel Soria ha decidido iniciar los trámites para su puesta en operación, tal y como apareció ayer en el Boletín Oficial del Estado, lo que supondrá irremediablemente repercutir estos costes en el recibo siempre que no se tome alguna medida adicional. La subida afectará principalmente a las industrias y a los grandes consumidores, ya que en las revisiones se asume que la parte regulada siempre se repercute a los clientes.

Se trata de un incremento importante si se tiene en cuenta que en todo el año pasado la tarifa de último recurso del gas subió un 12,6 por ciento. En España, hay actualmente 7,3 millones de clientes de gas, de los que 4,2 millones están en el mercado libre y algo más de 3 millones permanecen acogidos a las tarifas reguladas.

La decisión de Industria, no obstante, choca con las reticencias de la Comisión Nacional de la Energía, quien ayer mismo criticó que entren en funcionamiento instalaciones que actualmente no son necesarias y que pueden provocar aumentos significativos de las tarifas, en una alusión velada al almacén de Castor, sobre el que en otras comunicaciones anteriores ya habían mostrado su preocupación.

Fuentes del sector explicaron que la Comisión Nacional de Energía no se ha encargado de auditar el proyecto, sino que simplemente se ha limitado a anotar los costes de la instalación para llevarlos registrados y que podría haberse quejado mucho antes.

Ante la fuerte subida que estaban experimentando los costes, el Ministerio de Industria, todavía con Sebastián, optó por poner coto a la retribución de la planta y la limitó por decreto a los 1.272 millones, pero para entonces el problema ya estaba sobre la mesa.

Según la resolución por la que se publica la capacidad asignada y disponible en los almacenamientos subterráneos de gas natural básicos para el periodo comprendido entre el 1 de abril de este año y el 31 de marzo de 2013, la capacidad asignada a Castor asciende a 7.009 gigavatios/hora (GWh), tan sólo por detrás de la instalación Serrablo y Gaviota, que dispondrá de una capacidad de 28.070 GWh. Les siguen Yela, con 1.174 GWh, y Marismas, con 700 GWh. Esta capacidad total se reparte entre la obligación de mantener existencias mínimas de seguridad de 20 días.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum54