Empresas y finanzas

El Gobierno quiere solucionar el contencioso Sacyr-Eiffage antes del 10 de enero

SACYR

17:40:56
3,68
+0,38%
+0,01pts

El Gobierno pretende que el contencioso que mantienen Sacyr Vallehermoso y su participada francesa Eiffage se solvente antes de la próxima cumbre hispano-francesa, prevista para el próximo 10 de enero. Moncloa quiere reciprocidad tras la entrada de Credit Agricole en Bankinter o por la presencia de Suez en Agbar y Aguas de Valencia. Por otro lado, Sacyr y el Gobierno libio han creado una sociedad mixta para el desarrollo de infraestructuras en el país africano.

El grupo español de construcción y servicios es desde hace un año primer accionista de Eiffage, donde controla el 33,3% del capital, si bien no ha logrado entrar en su consejo de administración ni participar en su gestión. Esta circunstancia ha llevado a ambas empresas a varios contenciosos judiciales en los tribunales galos, que está previsto se resuelvan en el primer trimestre de 2008.

En tanto, Sacyr ha abierto ya la puerta a su salida de Eiffage con la propuesta de dos eventuales soluciones, la venta de su participación o una salida tipo E.ON en Endesa, esto es, canjear su participación en la empresa a cambio de activos de Eiffage.

En este sentido, uno de los activos de la empresa gala de mayor interés para Sacyr lo constituyen las autopistas que tiene a través de la filial Paris Rhin-Rhône (PRR). No obstante, Eiffage comparte la empresa de autopistas con el grupo australiano Macquarie.

Por el momento, Sacyr Vallehermoso acumula plusvalías latentes de unos 600 millones de euros de su participación en la constructora gala. El actual valor en bolsa de su participación asciende a 2.344 millones de euros a los actuales precios de mercado, frente a los 1.750 que invirtió en su compra.

Intervención de la Oficina Económica

Según las mismas fuentes, el Ejecutivo estaría dispuesto a colaborar intermediando con el Gobierno francés para facilitar alguna de estas dos eventuales salidas, especialmente la del canje de la participación por activos.

La voluntad del Gobierno español en el contencioso Sacyr-Eiffage se enmarca en la "exigencia de reciprocidad" que Moncloa, a través de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno, que dirige David Taguas, ha trasladado al Ejecutivo francés en el trato a las empresas españolas, por considerar que en España se respeta "de forma escrupulosa" las inversiones que están realizando las empresas del país vecino.

David Taguas telefoneó hace unas semanas a su homólogo en el Elíseo, François Perrault, para expresarle la inquietud del Gobierno español ante la situación entre Sacyr e Eiffage, y le recordó los recientes movimientos de empresas francesas en el mercado español, caso de Suez en Aguas de Barcelona (Agbar) o de Crédit Agricole en Bankinter, que no se han topado con ninguna oposición por parte de los reguladores españoles ni con barreras proteccionistas.

El Ejecutivo español no esconde su preocupación por la presencia en Agbar de Suez, dado que el gigante francés también tiene una participación de control en Aguas de Valencia, ni tampoco su malestar por la poca antelación con la que Crédit Agricole le puso al corriente de su ofensiva en Bankinter (el día anterior a realizar la operación).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud