Empresas y finanzas

El Banco de España fuerza a 22 cajas a convertirse en bancos

¡Fuera híbridos! El experimento de los Sistemas Institucionales de Protección (SIP) para fusionar las cajas no es entendido por el mercado y el Banco de España ha decidido dar otra vuelta de tuerca en la transformación del sector.

Las entidades que participan en las fusiones de este tipo, 22, se convertirán en bancos en su integridad, con el traspaso de la totalidad de los activos de sus integrantes, y las cajas funcionarán con meras fundaciones, aunque sin perder su estatus actual. Dejarán de operar en el sector financiero y se dedicarán únicamente a la gestión de la obra social gracias a los dividendos que recibirán por sus participacion es en los SIP.

El primer grupo que ha dado este salto cualitativo ha sido el liderado por Cajastur. El supervisor quiere ahora que todos los procesos de este tipo sigan sus pasos, segúm apuntaron a este periódico fuentes del sector.

Los consejos de administración de los cuatro integrantes (la asturiana, CAM, Extremadura y Cantabria) aprobaron ayer el traspaso total de sus activos al banco de nueva creación, operación que tendrá que ser aprobada posteriormente por las asambleas.Hasta ahora, el plan incluía la mutualización del cien por cien de los beneficios y a gestión conjunta del negocio procedentes de las llamadas zonas comunes, además de la solidaridad patrimonial.

Multimarca

De momento la idea es que en las zonas de origen de cada entidad el banco opere con las marcas como estaba prefijado; es decir, que en Asturias, comercializará sus productos a través de Cajastur, y en la Comunidad Valenciana, a través de CAM. En los territorios comunes, operará con una denominación nueva, que aún está en estudio.

Estas cajas, que han hecho uso de una de las alternativas establecidas este verano en la reforma legal del sector, mantendrán su estatus jurídico, pero en la práctica funcionarán como fundaciones. "A partir de ahora trabajaremos como una empresa única", indican fuentes de uno de los integrantes del SIP, que será la quinta entidad en España por tamaño.

Las mismas fuentes sostienen que en los próximos meses tendrán que apelar al mercado para obtener liquidez y capital y se preveían complicado convencer a los inversores de las ventajas de la fórmula tal y como estaba planteada. "Los mercados no quieren rarezas, necesitan tener las cosas muy claras para apoyarte", añaden.

El Banco de España ha ido modulando en los últimos meses la fórmula de los SIP. En un momento, las entidades que se acogieron a esta herramienta para fusionarse sólo mutualizaban el 40 por ciento de los beneficios. En noviembre, dos grupos quehabían adoptado este sistema -Banca Cívica y la fusión de CajaMurcia- tuvieron que modificarlo para compartir la totalidad del resultado, con el fin de ganar peso y capacidad.

El primer grupo de cajas, el pilotado por CajaMadrid y Bancaja, formalizaron su contrato con una mutualidad de resultados del 100 por ciento, pero ahora tendrán que cambiar el protocolo para compartir la plenitud de los activos.

Mejor estructura

La integración plena permite disponer de la mejor estructura y recursos para cumplir los requerimientos que están planteando los mercados, las agencias de rating, el Banco Central Europeo y el Banco de España, destacan otras fuentes financieras, que están preocupadas por los recientes acontecimientos que ponen en entredicho la solvencia de nuestro sistema.

Las modificaciones introducidas por el Banco de España van encaminadas a que finalmente los bancoscreados por las cajas coticen el mercado, como sus principales rivales y se equiparen sus condiciones para captar capital cuando lo necesiten. Si las cajas vendieran más de un 50 por ciento del capital del banco, se convertirían en fundaciones jurídicamente.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud