Empresas y finanzas

Tribunal Supremo declara ilegal retirada del mercado de aceite orujo en 2001

Madrid, 20 jul (EFECOM).- El Tribunal Supremo ha declarado ilegal una resolución de la Dirección General de Salud Pública y Consumo del Ministerio de Sanidad, por la que se aconsejó a las Comunidades Autónomas la retirada del mercado del aceite de orujo en 2001 porque superaba supuestamente el nivel de benzopireno permitido por la OMS, informan empresarios del sector.

La Asociación de Empresarios Exportadores de Aceite de Oliva (Asoliva) señalan en un comunicado que con esta resolución la sala tercera del Tribunal Supremo confirma una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en el mismo sentido.

A través de esa alerta, la Dirección General de Salud Pública y Consumo aconsejó a las Comunidades Autónomas la retirada inmediata del mercado del aceite de orujo en julio de 2001.

La sentencia señala que la decisión de activar la alerta del aceite de orujo, pese a ser un consejo dirigido a las Comunidades Autónomas, en realidad fue una decisión que el Estado adoptó en el ejercicio de sus competencias y que no dejaba elección a las Autonomías, dado el riesgo que se les anunciaba.

En este sentido, hay que recordar que algunas Comunidades Autónomas han sido ya condenadas a pagar indemnizaciones millonarias a los empresarios del sector.

Además, la retirada de todo un producto del mercado no puede ampararse en consideraciones de tipo general como "los productos deben de ser seguros", sino que requiere que exista un riesgo grave y extraordinario para la salud pública.

En este sentido, no existía riesgo grave y extraordinario para la salud pública, por lo que la medida de ordenar la retirada inmediata fue desproporcionada e injustificada.

Asoliva recordó que como consecuencia de dicha alerta, el aceite de orujo desapareció prácticamente del mercado durante varios años, ocasionando enormes pérdidas a las empresas del sector.

De hecho en julio de 2001 se consumía mensualmente entre 6.000 y 7.000 toneladas de aceite de orujo y, tres años después, el consumo apenas alcanzaba las 3.000 toneladas, según cifras de la Asociación Nacional de Extractores de Orujo (ANEO).

Sin embargo, Asoliva insiste en que el Tribunal Supremo ha confirmado la tesis defendida por el sector de que el producto no representaba un peligro grave. EFECOM

a/msg/pz/jlm

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint