Empresas y finanzas

El padre de la PlayStation abandona la presidencia de Sony

Gonzalo Robledo

Tokio, 19 jun (EFECOM).- Ken Kutaragi, el padre de la PlayStation, abandonó hoy la presidencia de Sony Computer Entertaintment, donde deja un historial de talento, éxitos y fiascos en la historia de la consola pionera de los videojuegos de tercera dimensión.

El ejecutivo de 57 años pasará a ser presidente honorario de una de las divisiones más rentables del gigante nipón de la electrónica, que tuvo su auge en 2005 cuando, tras haber vendido los primeros cien millones de la PlayStation, recibió en Estados Unidos el premio Emmy para Tecnologías en Nuevos Medios.

Kutaragi deja su cargo tras una reestructuración del grupo Sony, pero su salida queda marcada por las dudas sobre las verdaderas razones para de la dimisión de innovador ingeniero con talento en una empresa japonesa que destaca por su liberalidad a la hora de experimentar nuevas tecnologías y productos.

Ken Kutaragi inventó la PlayStation en 1994 y desarrolló la PlayStation2 en 2000 -de las que se han vendido más de 200 millones de unidades en todo el mundo-, pero su caída en desgracia llegó con la PS3, lanzada en noviembre tras constantes retrasos.

Kutaragi, quien considera que la PlayStation "descubrió un mundo nuevo y trajo una nueva forma de entretenimiento interactivo a los hogares", ha sido comparado con Steve Jobs, el ejecutivo que reflotó Apple después de ser obligado por sus colegas a abandonar esa empresa en 1985.

Al igual que su colega estadounidense, Kutaragi se enfrentó a los directivos y apostó por tecnologías y conceptos desconocidas hasta entonces.

El directivo nipón cometió el pecado de la indiscreción tras reconocer en público los defectos de fabricación de una filial de Sony en el sonado fiasco de las baterías de litio-ion que produjeron incendios en ordenadores portátiles en Estados Unidos y Japón.

Miles de baterías fueron retiradas del mercado y Sony emitió un comunicado en el que explicaba que algunas partículas metálicas podrían entrar en contacto con ciertos componentes de sus baterías con el riesgo eventual de incendio.

Algunos expertos, como Yasunori Tateishi, autor de una reputada historia de Sony, aseguraron que la empresa creadora del legendario Walkman sufría así las consecuencias de una reestructuración que había provocado 30.000 despidos en tres años.

La frase lapidaria de Tateishi de que con el recorte masivo "Sony perdió no solo grasa sino también músculo" fue corroborada por Kutaragi, quien admitió en una rueda de prensa que la habilidad manufacturera de Sony estaba en descenso.

El comentario tuvo lugar después de que Sony Computer Entertaintment anunciara el retraso del lanzamiento europeo de la última generación de su videoconsola, inicialmente previsto para noviembre de 2005.

La prórroga, la segunda para la PS3, se originó en la dificultad de producir en serie partes del disco Blue-ray y Kutaragi no dudó en echar la culpa del retraso a Sony por haber prometido que entregaría esos componentes.

La consecuencia inmediata del retraso fue la pérdida de ventaja frente a Nintendo, que lanzó su novedosa consola Wii mientras Microsoft avanzaba con su Xbox 360.

El percance reveló el malestar entre los directivos de Sony y dio lugar a especulaciones sobre la falta de sinergia entre las diversas divisiones de Sony, que funcionan al parecer como empresas sin relación armónica de, también abandonará Sony su ex presidente Nobuyuki Idei, quien continuará como asesor sin poderes decisorios y se dedicará a negocios privados de consultoría.

Kutaragi, por su parte, aseguró en declaraciones al diario económico Nikkei que seguirá vinculado a la empresa para centrarse en la innovación, en especial en tecnologías de la información.

Tras prometer nuevos logros en tecnología de chips que amplíen la capacidad de los sistemas informáticos actuales, Kutaragi afirmó: "Mi objetivo es seguir creando futuro". EFECOM

gr/psh/cg

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin