Empresas y finanzas

Las cooperativas pactan para subir los precios del aceite

Las cooperativas y almazaras andaluzas han encontrado la mejor fórmula para defenderse de las fluctuaciones de los precios y la concentración comercial. Se trata de una fórmula ya antigua que consiste en la puesta en marcha de un mecanismo de adquisición y almacenamiento de aceite de oliva, acordado y financiado de forma privada, para situaciones excepcionales de crisis de precios.

Al retener el producto se provoca una subida de los precios. Las cooperativas lo intentaron ya hace diez años creando la Compañía Española de Comercialización de Aceite (Cecasa), pero el Tribunal de Defensa de la Competencia lo prohibió considerando que era un cártel.

Ahora, la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias (Faeca), ha logrado una sentencia favorable del Tribunal Supremo y pretende rescatar la sociedad para conseguir estabilizar el precio en tiempos de inestabilidad, como el actual. De hecho, el precio del aceite se encuentra en 2,08 euros por kilo y según los expertos, debería oscilar entre los 2,20 y los 2,40 para que fuese rentable.

Viejos proyectos

El director general de Fecasa, Rafael Sánchez, ha explicado a elEconomista que "se ha convocado una junta extraordinaria para la primera semana de mayo con intención de abordar nuevas fórmulas de financiación para el proyecto, ya que debido al veto de Competencia, se devolvió cerca del 90% de los algo más de cuatro millones del capital de Cecasa".

Pero no ha sido una batalla sencilla. En 2000, la Federación de Cooperativas decidió la puesta en marcha de Cecasa ante la necesidad de asegurarse unos precios dignos para los productores, aunque poco les duró su alegría. Dos años después, el Tribunal de la Competencia declaraba ilegal la actividad de esta sociedad al considerar que se estaba impidiendo la libre actividad del mercado. Tras recurrir el fallo ante la Audiencia Nacional, que tampoco les dio la razón, los productores aceiteros decidieron pedir la intervención del Supremo, previo paso por Luxemburgo, y ahora, ocho años después, les han dado la razón.

Cecasa se creó en abril de 2000 con un capital de 732 millones de pesetas (4,3 millones de euros), desembolsado en un 68% por cooperativas y almazaras, mientras que el resto correspondió a una docena de entidades financieras, entre las que estaban cajas de ahorros y rurales de Andalucía, Banesto y Caja Duero. Unas 250 cooperativas y almazaras de las comunidades de Andalucía, Extremadura y Castilla- La Mancha, principalmente, se unieron bajo el paraguas de Cecasa, llegando a representar el 60% de la producción nacional de aceite. La idea ahora es conseguir exactamente lo mismo.

Autorización comunitaria

Pese al veto hace años de las autoridades de Competencia, ésta no es, sin embargo, la primera vez que se produce un almacenamiento del aceite para subir los precios. De hecho, el año pasado y tras una caída superior al 30%, la Comisión Europea decidió autorizar las ayudas a los productores para el almacenamiento privado durante un periodo de seis meses y una cantidadmáxima de 110.000 toneladas.

La medida se tomó, pese a varios meses de reticencias por parte de los responsables de Agricultura, tras una petición insistente por parte de España y Grecia tras "una significativa y prolongada caída de los precios". La situación vuelve a repetirse.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud