Empresas y finanzas

España importa el 77% de la energía que consume, frente a 50% de media en UE

Bruselas, 10 ene (EFECOM).- La dependencia energética de España respecto al exterior es muy superior a la del conjunto de la UE, pues necesita importar el 77,4 por ciento de la energía que consume, frente al 50,1 por ciento de media en los Veintisiete.

Según datos facilitados hoy por la Comisión Europea correspondientes a 2004, España compra a otros países sobre todo petróleo (66 por ciento de las importaciones), pero también gas (21,5 por ciento) y combustibles sólidos (12,5 por ciento).

Argelia es el principal suministrador de gas, pero España también adquiere grandes cantidades de gas y petróleo en Nigeria; Rusia y México son otros importantes suministradores de crudo.

La dependencia energética del exterior, el cambio climático y el escaso desarrollo del mercado interior son algunos de los factores que han llevado al Ejecutivo comunitario a presentar hoy una nueva estrategia para la política energética común.

Bruselas ha propuesto diversificar las importaciones energéticas, nuevos objetivos de reducción de las emisiones contaminantes y de uso de fuentes renovables y medidas para mejorar la eficiencia e impulsar el uso de energías limpias, así como para introducir más competencia y transparencia en los mercados.

La Comisión también destaca las ventajas de la energía nuclear -relativamente barata y de precios estables, menos contaminante y con reducido riesgo de agotamiento de los recursos-, aunque recalca que cada Estado miembro debe decidir si quiere utilizarla o no.

En este contexto, es relevante la importancia de esta fuente de energía en la producción nacional española, pues tiene una cuota del 50 por ciento de la energía total generada en el país, muy por encima del 28 por ciento que representa en toda la UE.

Sin embargo, la mayor parte del consumo nacional se cubre con petróleo (49 por ciento), seguido del gas (18 por ciento), los combustibles sólidos como el carbón (15 por ciento), la energía nuclear (12 por ciento), y las energías renovables (6 por ciento).

Bruselas valora que en España cada vez se genera más electricidad de fuentes renovables y asegura que es el segundo país del mundo en capacidad instalada para la producción de energía eólica.

En cuanto al consumo final -que excluye la energía utilizada para transformación y por la propia industria energética-, el Ejecutivo de la UE destaca el espectacular aumento registrado desde 1990, del 66 por ciento.

El transporte es el sector que más energía gasta en España, con un 40 por ciento del total (frente al 31 por ciento de media en la UE-27), seguido de la industria, que consume el 22 por ciento, y los hogares (15 por ciento). EFECOM

epn/prb

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint