Empresas y finanzas

Rebelión de los empleados de Twitter contra Musk: "Todo esto es un circo"

  • Temen que acabe con el valor de marca de la red social

Los empleados de Twitter encienden las alarmas y cargan contra la posibilidad de que Elon Musk tome el control de la red social. Según destaca la CNBC, la plantilla tiene diversos temores. Por un lado el estilo de liderazgo agresivo del magnate y por otro temen que use el control de la plataforma para empujar su perfil público y abarate con ello el valor de la marca, foro público que ya usa en diversas ocasiones

. Aunque lo más importante es que el miedo a un cambio drástico en el rumbo de la empresa recorre los pasillos de la empresa del pájaro azul. El motivo son las críticas que el dueño de Tesla vertió sobre la plataforma que, con su ofensiva por tomar el control, se convierten en su hoja de ruta para mejorar la red social. Preocupa especialmente su promesa de "transformar Twitter en una plataforma para la libertad de expresión" augurando una mayor manga ancha y readmitiera a figuras previamente expulsadas por la firma como el expresidente Donald Trump.

Algunos empleados han expresado sus reservas con críticas en la propia red social de algunos miembros de menor rango. Sin embargo el propio CEO de Twitter, Parag Agrawal, ha tenido que gestionar internamente numerosas preguntas sobre Elon Musk a nivel interno. Según la CNBC, el directivo "ha respondido una amplia gama de preguntas de los empleados de Twitter sobre la oferta de Musk para comprar la compañía, incluida la forma en que trata a las personas de color en su compañía Tesla y el fuerte apoyo del multimillonario a la libertad de expresión en las redes sociales.

El medio recoge testimonios secretos de diversos empleados que cargan contra Musk alegando que "La idea de que una figura como Musk se haga cargo es horrible para la reputación de la compañía" o directamente que la ofensiva por la red social está siendo "un espectáculo de mierda" que "se siente como un circo". En cualquier caso, confían en que Twitter rechace la oferta valorándola como insuficiente por el momento. Por ahora, el rechazo es el principal escenario en el que se mueve la operación después de que uno de los mayores accionistas, el príncipe saudí Al Waleed bin Talal, ha rechazado la oferta porque "no se acerca al valor intrínseco de Twitter dadas sus perspectivas de crecimiento".

La operación de Musk para hacerse con el control de Twitter empezó con una broma en la que cargaba contra las deficiencias de la red social y se ofrecía a crear una paralela en la que incluir lo que el consideraba que eran cambios esenciales. Al poco tiempo compró un 10% de la firma y tras una invitación al consejo, el magnate lo rechazó porque empezaba su ofensiva: 43.000 millones de dólares a 54.2 euros la acción (una prima del 18%) para hacer on el control de la empresa y excluirla de la cotización. "Invertí en Twitter porque creo en el potencial de ser la plataforma para la libertad de expresión en todo el mundo y creo que la libertad de expresión es un imperativo social para una democracia funcional. Sin embargo, desde que hice mi inversión me he dado cuenta de que la empresa no prosperará ni servirá para este imperativo social en su forma actual. Twitter necesita transformarse en una empresa no cotizada".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud