Empresas y finanzas

El rey de la productividad se reinventa: así pretende coronarse con su nueva app de gestión de tareas

  • Reber saltó a la fama con Wunderlist, la mejor app de gestión de tareas
  • Tras venderla a Microsoft creó Superlist, "sucesor no oficial de Wunderlist"
  • En 2018 fundó Pitch, una amenaza a PowerPoint valorada en 600 millones
Christian Reber, fundador de Superlist y Pitch. Foto: Pitch

Su nombre es Christian Reber. Seguramente muchos no le conozcan, pero este alemán saltó a la fama por ser el fundador de Wunderlist, la mejor aplicación de gestión de tareas del momento. Su éxito fue tan grande que Microsoft compró su empresa en 2015 por una operación que, según las informaciones, osciló entre los 100 y 200 millones de dólares.

Wunderlist se fundó en 2011 y antes de su compra llegó a acumular alrededor de 16 millones de usuarios, los cuales llegaron a crear más de 1.000 millones de tareas. Una de sus grandes características estaba relacionada con su accesibilidad, ya que los usuarios podían entrar a esta aplicación de gestión de tareas tanto por su teléfono móvil como por su ordenador.

Cuando vendió Wunderlist a Microsoft, Reber sintió la sensación de perder a un hijo. "Realmente sentí que me deprimí. Me sentí realmente infeliz". Según cuenta en una entrevista a la CNBC, nunca celebró la venta de Wunderlist. "Nunca lo celebré, no fui a fiestas ni a cenas elegantes. Simplemente silencié todos los correos electrónicos". Confesó que le costó unos dos años asimilar la venta, aunque en estos momentos "estaba completamente quemado y cansado y sentí que vender la compañía era la mejor decisión para todos los involucrados".

Aún así, Reber intentó recomprar por todos los medios Wunderlist tras conocer los planes de Microsoft de querer cerrarla definitivamente. "Aún triste. Microsoft quiere cerrar Wunderlist, incluso cuando la gente todavía lo ama y lo usa. Voy en serio, Satya Nadella (CEO de Microsoft) y Marcus Ash (vicepresidente de productos e ingeniería): por favor, dejadme comprarla de nuevo. Mantened el equipo y centraos en Microsoft To-Do, y nadie se enfadará por el cierre de Wunderlist", dijo en Twitter.

Finalmente, Microsoft desoyó la propuesta de Reber y cerró Wunderlist en 2019 a pesar de aclarar en su comunicado de compra que "esta adquisición encaja perfectamente con su objetivo de reinventar la productividad". El gigante tecnológico decidió apostar por Microsoft To Do, que se integra directamente con su paquete de software Office.

Su nuevo proyecto

Como todo gran emprendedor, Reber se puso manos a la obra y empezó a diseñar su nuevo objetivo, Superlist, que describe como el "sucesor no oficial de Wunderlist", además de pintarlo como el "puente perfecto" entre las tareas personales y el software de colaboración personal. Según su fundador, "Superlist será más que una aplicación de tareas y ayudará a personas o equipos de cualquier tamaño a hacer las cosas en un tiempo récord".

Su objetivo es permitir la "productividad sobrealimentada para los equipos del futuro", tal y como se indica en su página web. Actualmente, la empresa cuenta con unos 20 trabajadores y ha recaudado 3 millones de dólares, y próximamente habrá otra ronda de financiación. Con Superlist, Reber vuelve a estar ilusionado y pretende llegar a donde nunca lo hizo con Wunderlist. Según sus propias palabras, con Wunderlist se sintió frustrado ya que nunca se convirtió en el producto que quería construir. 

Aparte de Superlist, Reber también está sumergido en otro proyecto. Tras la venta de Wunderlist, este alemán dedicó gran parte de sus esfuerzos en crear en 2018 Pitch, una técnica de presentación que se utiliza principalmente en reuniones con inversores a los que se pretende vender un proyecto. Este permite sintetizar la idea principal del producto o servicio de la empresa. Pitch, que supone una amenaza para PowerPoint, ha recaudado un poco más de 130 millones de dólares y recientemente se valoró en 600 millones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin