Empresas y finanzas

Bitcoins sostenibles: una compañía catalana mina criptomonedas a partir de excrementos de cerdo

  • Green Data Chain alimenta sus ordenadores con biogás y energía fotovoltaica
  • La creación de cada bitcoin equivale a plantar 565 árboles

La cuestión climática y la crisis energética han puesto el foco de atención en la ingente cantidad de energía que consume una de las tecnologías clave del presente y el futuro: el minado de bitcoins. Según un estudio publicado por The New York Times en septiembre de 2021, esta industria necesita alrededor de 91 teravatios-hora de electricidad al año, es decir, casi el 0,5% de todo el consumo de electricidad mundial. Frente a estos datos, una empresa catalana demuestra que un futuro sostenible para esta industria es posible, basta con reutilizar los excrementos de una granja de animales para producir bitcoins.

Fundada en 2020, Green Data Chain es una fintech con sede en España, dedicada a la minería regenerativa de bitcoin. La empresa cuenta con una granja con 16 ordenadores que se alimentan las 24 horas al día y 365 días al año de energía renovable procedentes de placas fotovoltaicas y biogás producido a partir de excremento animal. Los bitcoins producidos por Green Data Chain cuentan con certificado verde y derechos de emisión de CO2 asociados.

Se trata de una solución doblemente sostenible. La reutilización de los excrementos de los cerdos permite reducir en más de un 80% sus emisiones de gases de efecto invernadero. Y no es solo que genere bitcoins sin contaminar, es que con este método, la creación de cada criptomoneda equivale a plantar 565 árboles, según explica el CEO de Green Data Chain, Jesús Royo, a RTVE.

Asimismo, Green Data Chain ha lanzado el token NCB (Balance negativo de carbono) y un NFT (token no fungible). El objetivo es que el NCB se convierta en el estándar de mercado para las emisiones de CO2 de la minería de bitcoin. Un NCB equivale a 1 gramo de CO2 compensado. Mientras, el NFT se basa en la incorporación de una parte de la primera moneda minada del mundo bitcoin con un saldo negativo de emisiones de CO2 equivalente.

La contaminación atmosférica por las emisiones de los excrementos de cerdo se ha duplicado en seis años, según el registro oficial de contaminantes PRTR de 2020. En contacto con el aire, el amoníaco de las heces favorece la generación de partículas contaminantes y cuyo impacto en la salud de las personas es similar al de las emisiones de NO2. Solo en Cataluña, hay casi 10 millones de cerdos, siendo Osona y Lleida las regiones con mayor concentración de granjas porcinas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud