Empresas y finanzas

Segundo varapalo de la UE a España: la ESMA no ve especulación en el CO2

  • La CNMV europea envía su informe preliminar a la Comisión Europea
Foto: Europa Press

La European Securities and Market Authority (ESMA) ha enviado a la Comisión Europea su informe preliminar sobre el funcionamiento del mercado del carbono para que pueda ser analizado en la reunión del Consejo Europeo del próximo mes de diciembre en el que se debatirán las causas de los fuertes incrementos de los precios de la electricidad.

En esta ocasión, al igual que sucediera la semana pasada con el informe elaborado por la Agencia de Reguladores Europea (ACER) -tal y como adelantó elEconomista- tampoco refleja los argumentos esgrimidos por España para defender la necesidad de tomar medidas urgentes contra la especulación en el mercado de los derechos de emisión.

En este documento, al que tuvo acceso elEconomista, el organismo presenta una visión general del entorno regulatorio financiero del mercado del carbono, así como de las herramientas de que disponen los supervisores para cumplir con sus responsabilidades.

El Informe, basado en datos comerciales, ofrece un análisis de la evolución y la volatilidad de los precios de los derechos de emisión (EUA) y de los derivados sobre EUAs. Para la evaluación inicial de las contrapartes activas se utilizaron los informes semanales de posición con respecto a los derivados.

La ESMA, en su análisis preliminar, ha identificado que el número de contrapartes que mantienen una posición en futuros de derechos ha tendido a aumentar desde 2018 en todas las categorías de contrapartes, en proporciones relativamente homogéneas en línea con la expansión observada del mercado del Sistema de Comercio de Emisiones de la UE.

Las posiciones abiertas están en gran medida, y de forma casi uniforme, en manos de empresas de inversión y entidades de crédito, por un lado, y de contrapartes no financieras, por otro, mientras que el porcentaje restante de posiciones abiertas, queda en manos de fondos de inversión y otras contrapartes financieras, pero sigue siendo relativamente bajo.

Esma descarta la especulación al asegurar que el desglose de las posiciones abiertas entre las distintas categorías de contrapartes no parece haber cambiado significativamente desde 2018 y, en líneas generales, está en consonancia con el funcionamiento esperado del mercado, en el que las entidades no financieras compran futuros de derechos para cubrir su exposición al precio del carbono, mientras que las contrapartes financieras actúan como intermediarios para facilitar la negociación y proporcionar liquidez al mercado. Esma concluye que los derechos de emisión están más ligados a los productos energéticos que a los financieros.

El organismo presentará su informe definitivo a principios de 2022

La ESMA presentará, al igual que ACER, a principios de 2022 su informe definitivo sobre el funcionamiento de los mercados de carbono en Europa. La intención de la institución es trabajar previsiblemente hasta abril para poder facilitar un análisis concreto de la situación y recomendar -en caso de considerarse necesario- los cambios que pudieran realizarse. La ESMA advierte que ha trabajado con restricción de acceso a datos y advierte de los problemas que genera el Brexit y la calidad de algunos de ellos para elaborar sus informes.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.