Empresas y finanzas

La "toxicidad" persigue a Zuckerberg: la realidad virtual también podría tener un impacto negativo en los usuarios

  • Así lo advierte el futuro director tecnológico de Meta
  • Admite que controlar el contenido será "prácticamente imposible"
Foto: Dreamstime

Si el principal objetivo de Mark Zuckerberg para construir el metaverso, mundos virtuales compartidos a los que se accede utilizando dispositivos de realidad virtual y aumentada, es escapar de los escándalos que persiguen a su compañía desde hace unos meses, igual no lo consigue. Esa conclusión se desprende del informe elaborado por Andrew Bosworth, el encargado de levantar dichos universos virtuales, quien advertía en marzo de que la realidad virtual puede ser "tóxica", sobre todo para mujeres y minorías, como ya sucede con Instagram.

En ese informe al que ha tenido acceso el Financial Times, el futuro director de tecnología de Meta expresaba su deseo de que esos mundos virtuales tengan "niveles de seguridad casi de Disney" pero también exponía el reto al que se enfrenta Facebook. Actualmente, uno de los principales problemas de la compañía es su incapacidad para impedir la difusión de contenido perjudicial para los usuarios, algo que será prácticamente imposible cuando se trate miles de millones de interacciones en tiempo real en el metaverso.

Asimismo, Bosworth manifestaba su preocupación sobre el impacto que la toxicidad derivada del acoso y el mal comportamiento de los usuarios, alentados por la propia naturaleza inmersiva de la realidad virtual, pueda tener en el proyecto de la compañía. En concreto, ésta puede representar una "amenaza existencial" si termina por alejar "por completo a los clientes".

El plan de Facebook para dar respuesta a estos problemas pasa por poner a disposición de los usuarios herramientas para denunciar y bloquear a otros participantes. Se grabaran las interacciones realizadas en el metaverso y los usuarios podrán enviar esas imágenes a los revisores humanos de Facebook para que las analicen. Según Bosworth, esto supone un avance respecto a la vida real en términos de seguridad.

Bosworth también consideraba que la compañía debe apoyarse en sus normas comunitarias actuales, aunque lo ideal sería cambiar la cultura "de manera que, a largo plazo, no tengamos que tomar medidas demasiado a menudo".

Facebook es nocivo y lo sabe

Las filtraciones de documentos internos no cesan y, con cada nueva información, queda patente que Facebook sabe que es perjudicial para la salud de sus usuarios.

Recientemente, ha salido a la luz una encuesta elaborada por la propia compañía que señalaba que Facebook tiene un impacto negativo en el sueño, el trabajo o las relaciones personales de 1 de cada 8 usuarios.

Los datos, publicados por el diario The Wall Street Journal, también demuestran que este impacto negativo es resultado del uso compulsivo de Facebook, siendo esta plataforma la que mayor adicción genera entre los usuarios.

Según los documentos filtrados, el equipo destinado al bienestar de los usuarios respondió a estos datos con una serie de sugerencias para reducir los casos de adicción a la red. Solo llegaron a implementarse algunas de esas sugerencias y el propio equipo se disolvió en 2019, señala el diario norteamericano.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.