Empresas y finanzas

Cuanto más atractivo es el bitcoin para los inversores, más daño hace al medio ambiente

  • La minería consume unos 91 teravatios-hora de electricidad al año
  • Incompatible actualmente con los criterios ESG
Foto: Dreamstime

El tren de las criptomonedas avanza a máxima potencia y cada vez son más los inversores que se apuntan a una tendencia bastante cuestionada por su impacto medioambiental. La minería de bitcoin, la resolución del problema matemático que aparece a la hora de generar nuevas transacciones en la blockchain, requiere una enorme cantidad de energía para su desarrollo. ¿Cuánta exactamente? Según el nuevo estudio de The New York Times, esta industria consume alrededor de 91 teravatios-hora de electricidad al año, una cantidad mayor que la que utiliza Finlandia, o lo que es lo mismo, casi el 0,5% de todo el consumo de electricidad mundial.

La minería de bitcoin requiere mucho dinero y gigantescos centros de datos con suficiente potencia de refrigeración para evitar que las máquinas especializadas y los servidores se sobrecalienten. Como dato, mientras al principio el reducido número de seguidores del bitcoin podía minar criptomonedas desde un sencillo ordenador, ahora son tantos que necesitan aproximadamente "13 años de electricidad doméstica" para minar una sola.

Actualmente, esta industria consume la misma cantidad de energía que el estado de Washington cada año y es más de siete veces la electricidad utilizada por Google en todas sus operaciones globales. Sin embargo, dado que el precio del bitcoin se ha multiplicado casi por cinco en los últimos años, es más que probable que siga creciendo y, con él, el consumo de energía.

Criptomonedas vs criterios ESG

En una sociedad cada vez más concienciada con la sostenibilidad, son muchos los que, como Bill Gates o Janet Yellen, se han alzado para advertir del impacto del bitcoin en el medio ambiente y su incompatibilidad actual con los criterios ESG (criterios medioambientales, sociales y de gobernanza).

Especialmente significativo es el cambio de parecer de Elon Musk, antiguo adalid de esta criptomoneda, que anunció en febrero que Tesla empezaría a aceptar bitcoin como medio de pago para sus productos y luego se retractó, aludiendo al "rápido incremento de consumo de combustibles fósiles para el minado de la criptodivisa".

Un dilema que tampoco deja indiferente a los gestores de activos. Por ese motivo, están intentando encontrar un equilibrio entre el lado altamente contaminante del bitcoin con el dinero que éste puede reportar a los inversores, según Business Insider

Bitcoin ecológico

Dado el carácter descentralizado de esta moneda y el anonimato de los mineros de bitcoin, es difícil saber con exactitud el porcentaje de energías renovables que consume esta industria.  

Según The New York Times, se estima que el bitcoin utiliza entre el 40% y el 75% de las energías renovables a nivel mundial. Pueden parecer unas cifras positivas para el medio ambiente, pero al final es energía limpia que deja de estar disponible para uso doméstico, industrial o para los coches eléctricos.   

Por su parte, el principal competidor de bitcoin, Ethereum, ya ha tomado medidas para reducir su huella medioambiental. Mediante cambios en su cadena de bloques (el sistema que empleado en la autentificación de las transacciones y la seguridad de la red) quiere que su consumo energético caiga un 99%. Una decisión que puede determinar, junto a otros factores, que Ethereum se coloque por delante de Bitcoin.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Ciudadano
A Favor
En Contra

No podía faltar otro día más el clásico artículo desinformativo antibitcoin de el Economista...

Puntuación 16
#1
Freeman
A Favor
En Contra

Cada vez que entramos en eleconomista muere un bebe en el planeta.

Puntuación 11
#2
María
A Favor
En Contra

El Economista siempre desinformando con este tema, a ver si en algún momento os enteráis de los beneficios del Bitcoin. Os hago una pregunta: ¿Alguna vez habéis escrito algún articulo de lo que contamina la banca tradicional? (Cajeros encendidos las 24h por todo el mundo, sucursales a tutiplen, ordenadores trabajando, cientos de miles de trabajadores consumiendo combustible a diario para ir a sus trabajos, etc. etc.) Nunca habéis escrito nada sobre esto porque no existen datos ni estudios de lo que contamina la banca tradicional. Además, el Bitcoin y su industria tiene pleno derecho para utilizar la electricidad generada de forma ecológica. Según vosotros todas las industrias se pueden beneficiar de esa electricidad ecológica menos la industría del bitcoin?? porque?? tienen más derechos?? a caso no pagan la electricidad igual que todas las industrias?? Estaría bien algo de seriedad en algún momento.

Puntuación 14
#3
Jose
A Favor
En Contra

"Bitcoin usa entre el 40% y el 75% de las energías renovables a nivel mundial". Eso es una tendencia positiva últimamente, pero claro, se apalea con "pero al final es energía limpia que deja de estar disponible para uso doméstico, industrial o para los coches eléctricos". No hay que ser muy listo para entender que la energía utilizada por la red bitcoin no es una energía utilizada por capricho, sino para asegurar la red. Cuando mayor es la energía mayor es la seguridad de la red Bitcoin que la previene contra ataques cibernéticos. ¿Eso no es un uso válido? ¿Para qué sirven las luces de navidad? ¿Para qué se emplea tiempo y energía en hacer fallas para luego quemarlas? ¿Para qué se gasta tanta energía en iluminar estadios? ¿para ver a gente meter un balón dentro de una red? ¿Para qué gastar tanta energía en trenes que llevan a gente a tumbarse en una hamaca en la playa?

¿Quien decide cual es el uso válido de la energía?

Por otro lado el consumo de la red Bitcoin es de 97,13 TW/año, con entre el 40%-75% renovable. En cambio, la minería de oro tiene un consumo de 131 TW/año, con el 0% de energía renovable utilizada. Es decir, que la minería del oro es 2 o 3 veces más contaminante que Bitcoin y aumentando (ya que no es posible utilizar energías no fósiles para extraer oro) además de destrozar el paisaje allí donde está. Pero vamos, parece que esto último no parece importarle mucho al eleconomista, pues las mujeres de sus patrocinadores quieren seguir luciendo nuevos, expléndidos y resplandecientes collares y pulseras de oro.

En fin. Me aburren ya este tipo de artículos asustaviejas.

Puntuación 10
#4
Agustín
A Favor
En Contra

....la falta de rigor académico con el que te has atrevido a redactar el aticulito te ha cubierto de gloria. A los que llevamos años estudiando el protocolo Bitcoin desde un punto de vista criptográfico nos ha causado la misma impresión que ver a un mandril comer un plátano. La remuneración percibida por esta falacia debería donarse a alguna ONG con valores y compromiso morales ampliamente demostrados.

Puntuación 5
#5
A Favor
En Contra

No os da vergüenza publicar estos artículos?

No tenéis un mínimo sentido del ridículo?

Puntuación 1
#6