Empresas y finanzas

Lukashenko propone a los bielorrusos que se queden en el país minando criptomonedas en lugar de emigrar en busca de trabajo

  • Sugiere aprovechar las instalaciones industriales abandonadas
  • El país cuenta con abundantes fuentes de energía barata
Foto: El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, tiene la solución para acabar con la emigración de sus ciudadanos al extranjero en busca de trabajo. En vez de viajar a Polonia o Alemania para terminar trabajando en la agricultura por poco dinero, Lukashenko propone a los bielorrusos que se queden en el país y aprovechen las instalaciones industriales abandonadas para minar criptodivisas.

Durante la inauguración de la planta de minería y procesamiento Petrikovsky a finales del mes pasado, el presidente bielorruso aseguró al medio ruso RBC que los ciudadanos de Bielorrusia estarían mejor resolviendo el problema matemático que aparece a la hora de generar nuevas transacciones en la blockchain que buscando trabajos mal pagados en el extranjero. Según Lukashenko, tienen que entender que "no los están esperando en ningún sitio" y, por ese motivo, deben apostar por "construir algo basado en la electricidad", dado que el país cuenta con abundantes fuentes de energía barata.

No es la primera vez que Lukashenko propone algo similar. En abril de 2019, sugirió destinar el excedente de energía producido por la central nuclear de la región de Grodno para alimentar las granjas de minería de activos digitales, según Bitcoin Magazine. De esta manera, aumentaría la rentabilidad de los mineros y se utilizaría energía que sino se desperdiciaría. Además,  tendrían control total sobre su dinero, lo que les permitiría proteger el poder adquisitivo de sus familias durante varias generaciones.  

Críticas por su impacto medioambiental

La propuesta del presidente de Bielorrusia llega en un momento en el que la minería de criptomonedas no goza de la mejor reputación, medioambientalmente hablando, debido al alto consumo energético de los gigantescos servidores que no cesan de trabajar.

Según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés), si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina en un año. 

Hasta mediados de junio, en China había reinado una dualidad respecto a la minería de criptomonedas. Por una parte, era uno de los países con mayor control sobre las monedas digitales y, por otro lado, era el paraíso de la minería, por su abundante y barata energía. Sin embargo, preocupadas por el impacto medioambiental de esta actividad, las autoridades del país decidieron acelerar la presión regulatoria contra la minería. Esto, a su vez, provocó un éxodo masivo de mineros.

La decisión de la superpotencia asiática ha supuesto uno de los golpes más impactantes que ha recibido la red bitcoin hasta la fecha, según expertos en declaraciones a Business Insider.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin