Empresas y finanzas

Biometano en la primera travesía neutra en carbono de Europa

La descarbonización del sistema energético en general y del transporte marítimo en particular, supone todo un reto. La industria marítima trabaja contra reloj para reducir sus emisiones, testando la eficacia de ciertos combustibles renovables para alcanzar un transporte más limpio y eficiente. Si aún no conoces elEconomista Energía, suscríbete gratis y recibe todos los meses la revista más relevante del sector de la energía

Uno de ellos es el biometano. Actualmente se está utilizando en vehículos ligeros de pasajeros y en el transporte pesado, pero este gas renovable lleva tiempo despertando un interés creciente para su uso como combustible sostenible en el transporte marítimo, así como en el ferroviario.

Buena prueba de ello es la iniciativa llevada a cabo por Axpo Iberia y Baleària a principios de junio en España, y que ha marcado un hito en la descarbonización del transporte marítimo. Ambas compañías han hecho realidad el primer viaje piloto que se realiza en Europa a bordo de un fast ferry usando biometano como combustible renovable.

El trayecto, de 133 millas entre los puertos de Barcelona y Ciutadella (Menorca), ha sido realizado por el buque Eleanor Roosevelt de Baleària, el primer fast ferry del mundo con motores duales de gas natural, que habitualmente opera en la ruta Denia-Ibiza-Palma. El uso del biometano en este trayecto ha evitado la emisión de más de 50 toneladas de CO2 a la atmósfera, consiguiendo desplazar un volumen equivalente de combustible fósil en el sistema gasista español.

Con esta iniciativa Baleária, pionera en el uso del gas natural tras invertir 380 millones de euros en una flota de nueve ferries a gas natural, pone la primera piedra para una total descarbonización del transporte marítimo de viajeros en un futuro próximo mediante la utilización de combustibles de origen renovable en sus buques. Para Axpo Iberia, supone reforzar su posición como suministrador de GNL como combustible marino (bunkering), utilizando el biometano como nueva palanca en la lucha contra el cambio climático.

La travesía sirvió para la presentación del último informe sobre las emisiones de CO2 por parte de la Fundación Empresa y Clima, que recoge los últimos datos a nivel mundial, europeo y español en esta materia. A su término, el presidente de Baleària, Adolfo Utor, recibió de manos de Ignacio Soneira, director General de Axpo Iberia, los certificados de origen renovable que certifican las emisiones neutras de dicha travesía.

Biometano: pieza clave en el mapa energético

"De momento se trata de una prueba piloto con la que hemos pretendido demostrar que es posible utilizar biometano en el transporte de mercancías y viajeros vía marítima, consiguiendo marcar un hito histórico al ser la primera vez que se consigue a nivel europeo", explica a elEconomista Energía Jacobo Canseco, responsable de Energía Verde de Axpo Iberia.

"Esta iniciativa ha puesto de manifiesto, por un lado, la valorización completa de los residuos y, por otro, la posibilidad de descarbonizar aquellos procesos en los que la electrificación no es posible, como es el caso del transporte marítimo. Por tanto, si queremos cumplir con los objetivos de sostenibilidad a 2030, la única opción es cambiar la tecnología al GNL y consumir GNL proveniente de proyectos renovables", afirma Canseco.

Aunque España tiene un potencial muy alto para producir biometano, hacerlo sigue siendo muy costoso. Para solventar este problema, Axpo apuesta por un marco regulatorio donde se incentive el consumo de este tipo de combustibles.

Axpo Iberia inició el negocio del biometano en 2015, convirtiéndose en la primera comercializadora en inyectar y comercializar este tipo de biocombustibles en la red de gas, en una clara apuesta de la compañía por el biometano como combustible de transición para el futuro.

En octubre de 2020, cerraba la primera compraventa de biometano a largo plazo de un proyecto que se encuentra ahora en construcción y que espera inyectar gas en la red en el último trimestre de este año. Con una inversión cercana a los 4 millones de euros, la empresa familiar catalana Torre Santamaría, situada en Balaguer (Lleida), será la primera granja de leche de vaca capaz de utilizar el 100% de sus residuos orgánicos en la generación de energías renovables. Actualmente, la compañía que dirige Ignacio Soneira, estudia varios proyectos que esperan que inyecten biometano en la red el próximo año.

Empresas e industrias son muy conscientes de que sus actuaciones y decisiones en relación con el consumo energético son vitales para conseguir un menor uso de los combustibles fósiles y de su papel clave en la transformación energética. Los retos europeos de descarbonización son muy exigentes y demandan hacer uso de todos los mecanismos a su alcance. En este sentido, la valoración energética de residuos a través de su transformación en biometano se convierte en un importante aliado.

El biometano es un gas renovable que procede, principalmente, de los residuos orgánicos y que se está convirtiendo en una pieza más en el desarrollo de la economía circular, tan necesaria para conseguir nuestros objetivos medioambientales.

Para explicar el proceso, desde Axpo ponen como ejemplo los residuos ganaderos, un tipo de residuo que, sin tratar, puede ser un importante foco de emisiones sin control. "Nosotros lo que hacemos es meterlo en un digestor que, mediante un proceso anaerobio, obtiene biogás. Ese biogás es un gas de origen 100% natural y renovable que, después de un proceso de limpieza, se puede inyectar en forma de biometano en nuestras redes de gas para poder canalizarlo y que sea consumido en cualquier parte de nuestra geografía. Es decir, transformamos el residuo de manera que se pueda reutilizar energéticamente y usamos las redes que ya existen para trasportarlo hasta el cliente final", explica el responsable de Energía Verde de Axpo Iberia.

Las emisiones de GEI han aumentado más de un 2% en 2018

El XII Informe sobre emisiones a nivel mundial 2019, presentado por la directora de la Fundación Empresa y Clima, Elvira Carles, durante la travesía marítima con biometano realizada por Axpo Iberia y Baleária a principios de junio, indica un aumento significativo del 2,1% de emisiones energéticas a nivel mundial, superando los 33.500 millones tCO2 de 2018. El continente asiático, con cerca de 14.000 millones tCO2 de emisiones, representa el 42% de las emisiones globales.

En el caso de Europa, el informe refleja un descenso de las emisiones totales en el Continente en 2018 en un 1,8% respecto al año anterior, situándose por debajo de los 5.200 millones de toneladas de CO2. En valores relativos y absolutos, Bélgica ha sido el país con mayor aumento respecto al año anterior con un 4,5%, mientras que Liechtenstein ha sido el país con una mayor caída relativa de emisiones con el 6,5%. Alemania, el mayor emisor europeo, ha bajado sus emisiones totales del 4% respecto a las emisiones totales del año anterior, mientras que España ha tenido un descenso significativo de emisiones verificadas, lo que corresponde a 17,8 millones de toneladas, es decir, una bajada del 14% de las emisiones de 2019 respecto a 2018.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin