Empresas y finanzas

Lone Star sondea la venta de Altadia, el mayor grupo cerámico español, por unos 1.500 millones

Foto: Archivo.

El fondo estadounidense Lone Star estudia la venta de uno de los mayores grupos azulejeros españoles, Altadia. Esta compañía nació de la fusión de varias compañías del sector, como Esmalglass-Itaca-Fritta (EIF) y la división cerámica de Ferro (Ferro TCB), convirtiéndose así en uno de los grupos líderes en el sector de fritas, esmaltes, colores y tinta. La operación, según han confirmado fuentes financieras a elEconomista, estaría valorada en una horquilla de entre 1.500 y 2.000 millones de euros.

Según las mismas fuentes, el proceso se encuentra todavía en una etapa muy inicial, aunque Lone Star trabaja ya con el banco de inversión Bank of America para que asesore la operación. Este diario contactó con esta entidad, que declinó hacer comentarios sobre esta información. También trató de contactar con Lone Star, pero al cierre de esta edición no lo consiguió. Las mismas fuentes indican, no obstante, que el proceso se encuentra todavía en una primera etapa por la integración de EIF y Ferro, pero arrancará de forma oficial a lo largo de este año. Entre los posibles interesados, las mismas fuentes apuntan a otras compañías del sector como posibles candidatos.

Consolidación del sector

La creación de este conglomerado cerámico, que cuenta con unas ventas cercanas a los 800 millones de euros y está presente en 19 países, es fruto de la fuerte consolidación del sector en España en los últimos años y de las operaciones impulsadas por los fondo de capital riesgo. Esta consolidación sectorial arrancó en el año 2012, cuando Investcorp –el brazo inversor de Barhéin– adquirió una participación mayoritaria en la antigua Esmalglass, en una operación que supuso la salida del fondo 3i de su accionariado. Diez años antes, esta gestora británica compró el 50% de esta compañía a los principales accionistas de Porcelanosa. En 2004, Esmalglass había comprado a su vez Itaca.

En 2015, el fondo de Barhéin compró la esmaltera Fritta a Nazca Capital, que había adquirido la castellonense a los fundadores a finales de 2013. La gestora española obtuvo unas importantes plusvalías con esta operación, ya que desembolsó 45 millones por Fritta frente a los 86 millones pagados por Investcorp.

Esta estrategia, denominada build-up, es muy frecuente entre los inversores de capital riesgo, que adquieren compañías en negocios muy atomizados con el fin de hacerlas crecer mediante compras de otras compañías de menor tamaño o con las que aprovechar sinergias, de cara a crear líderes sectoriales con los que obtener unas plusvalías mayores en el momento que decidan desinvertir de la compañía.

Pese a que en un primer momento la intención es que ambas compañías no se integraran, apenas dos años más tarde, el gigante estadounidense Lone Star adquirió Esmalglass, Itaca y Fritta al fondo de Barhéin, valorando al grupo en 605 millones de euros. En aquel momento, su facturación conjunta ascendía a 400 millones de euros.

A finales de 2019, Lone Star compró la filial cerámica de Ferro Corporation, su principal competidor en este segmento, por 439 millones. Esta operación, sin embargo, se cerró a principios de este año, ya que las autoridades de Competencia pusieron condiciones por la alta cuota de mercado del grupo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin