Empresas y finanzas

La CNMC multa con 5,76 millones a las dos mayores farmacéuticas de radiofármacos

  • Se trata de Advanced Accelerator Applications Ibérica y su matriz Novartis...
  • ... y Curium Pharma Spain y también solidariamente a su matriz Glo Holdco
  • Existía un acuerdo de reparto del mercado de suministro de fluorodesoxiglucosa
Foto: Archivo

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha multado con 5,76 millones a las empresas Advanced Accelerator Applications Ibérica (AAA) y, solidariamente, a su matriz Novartis, así como a Curium Pharma Spain, a su matriz Glo Holdco y a dos de sus directivos por un cártel.

En concreto, la CNMC ha impuesto a las citadas empresas y a varios de sus directivos las siguientes multas: Advanced Accelerator Applications Ibérica (1.523.421 euros); Curium Pharma Spain (4.244.584 euros); Giovanni Tesoriere (46.000 euros) y Andrés Pérez Boada (46.000 euros).

Según la CNMC, existía un acuerdo de reparto del mercado de suministro del radiofármaco fluorodesoxiglucosa (18-FDG).

Los radiofármacos se utilizan en medicina nuclear con el fin de obtener una imagen de la fisiología, la bioquímica o la patología anatómica de un sistema corporal sin alterar su función y sus aplicaciones más comunes son la detección y el seguimiento de enfermedades como el cáncer, entre otras.

La CNMC ha subrayado que las dos empresas sancionadas adoptaron una estrategia conjunta para repartirse una gran cantidad de contratos de suministro de radiofármacos a hospitales públicos y privados de España.

Dichos acuerdos de reparto se llevaron a cabo, al menos, desde junio de 2014 hasta noviembre de 2018, cuando la CNMC inspeccionó sus sedes.

Trucaban la oferta

La estrategia de ambas pasaba por acuerdos de subcontratación en aquellos hospitales en los que podría haber más competencia. Así, la empresa en mejores condiciones de suministrar el radiofármaco por la proximidad de su ciclotrón (acelerador de partículas) no presentaba la mejor oferta y aquella con los ciclotrones más lejanos conseguía la adjudicación a mayor precio.

Posteriormente, ésta subcontrataba la prestación a su competidor (que tiene el ciclotrón más cercano) a un precio "sensiblemente menor" que el cobrado a los hospitales.

También mantuvieron un pacto de no competencia en muchos centros que se materializó mediante autoexclusiones en las licitaciones o por la presentación de ofertas al precio máximo de la licitación.

AAA y Curium son las dos únicas empresas con capacidad para prestar el servicio a los hospitales en todo el territorio nacional, lo que, según señala la CNMC, ha facilitado esta conducta, maximizado sus efectos e incrementado su capacidad para incidir en las condiciones de contratación por parte de los hospitales.

Contra esta resolución cabe un recurso contencioso-administrativo en la Audiencia Nacional.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin