Empresas y finanzas

La familia propietaria de Pascual compra la láctea madrileña Priégola para impulsar el reparto a casa

  • La operación se ha cerrado a través de la firma Inno Ventures
  • El objetivo es invertir en 'startups' de alimentación
  • La compañía está especializada en el reparto a domicilio

La familia Pascual Gómez-Cuétara, propietaria del grupo Calidad Pascual, ha comprado la láctea madrileña Priégola, especializada en la venta de leche fresca y el reparto a domicilio. La operación no se ha realizado a través de Pascual sino de Inno Ventures, una sociedad constituida el año pasado con el objetivo de invertir en startups para descubrir y anticiparse a las nuevas tendencias del mercado.

Aunque Priégola está presente en los lineales de los supermercados, según confirman fuentes próximas a la operación, a la familia Pascual le ha atraído especialmente su capacidad de reparto a domicilio y poder analizar así las posibilidades existentes en el sector.

Priégola se constituyó en la década de los años sesenta por parte de de Hans-Peter Sieber, un empresario de origen suizo, y su mujer, Raquel Quijano. Instalada en la localidad madrileña de Villanueva del Pardillo, la empresa apuestsa por el método Cow Comfort.

"La familia Priégola ha crecido y mucho pero de manera metódica, casi filosófica, porque, para sus dueños, una vaca feliz produce mejor leche. El método Cow Comfort consiste en un conjunto de técnicas que favorecen el bienestar y la tranquilidad de los animales con el fin de aumentar no solo la calidad de la leche sino también su producción. Así, todas las vacas nacen y se reproducen en la propia granja con la ayuda de la inseminación artificial; tienen espacio suficiente para caminar; y duermen en camas individuales de agua o de goma triturada con almohadas para reposar la cabeza".

Ordeñado con música

Las vacas, que son ordeñadas tres veces al día, los siete días de la semana, todos los días del año, escuchan además música clásica como relajante para mejorar del mismo modo la calidad.

La compra se enmarca además dentro de la estrategia de diversificar su oferta. En este sentido, en noviembre se firmó un contrato de licencia con Mondelez Internacional para utilizar la marca Milka dentro del negocio de batidos para Iberia (España y Portugal). Con los nuevos batidos la compañía española da un paso adelante en su objetivo de liderar el mercado, completando su amplio porfolio de batidos (formatos grandes, pequeños y vasos on the go) bajo las marcas no solo Pascual, sino también ColaCao, Nocilla y Okey, que desarrolla en colaboración con la empresa catalana Idilia Foods.

Alianzas

Y, también en esta misma línea, el gigante lácteo burgalés ha encargado al banco de inversión AZ Capital la búsqueda de un socio para impulsar el negocio de las bebidas vegetales y saludables, para lo que estaría negociando ya un acuerdo con Borges.

Calidad Pascual facturó 698 millones de euros en 2019, lo que supuso un 0,4% más respecto a un año antes, en un ejercicio en el que redujo su deuda financiera desde los 170 millones hasta los 143 millones. Según aseguró en noviembre la compañía tras la presentación de los resultados en un comunicado "estos resultados permiten a Pascual reforzar su posición en el mercado y consolidar su apuesta por el crecimiento sostenible, con vistas al próximo plan estratégico".

Calidad Pascual, que genera el 96% de la facturación de la matriz, Corporación Empresarial Pascual, cerró 2019 con un resultado bruto de explotación (ebitda) de 65 millones de euros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.