Empresas y finanzas

Ghosn reprocha a Nissan el cierre de la planta de Barcelona y una estrategia sin foco en el crecimiento que conduce a más cierres

  • El expresidente de Nissan augura el cierre de "muchas otras plantas"
Carlos Ghosn, expresidente de Nissan. Imagen: Reuters.

El expresidente de Nissan Carlos Ghosn considera que las instalaciones de la compañía japonesa en Barcelona, cuyo cierre se anunció en mayo, "se podrían haber salvado al menos parcialmente" y considera que detrás de la decisión está la falta de interés en el crecimiento.

"Con la visión adecuada, con el crecimiento adecuado, esta es una planta que se podría haber salvado al menos parcialmente con alguna producción", afirma el también exjefe de la alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi desde Beirut, adonde huyó a finales de 2019, un año después de su arresto en Japón.

Ghosn apunta a una estrategia sin interés en el crecimiento, lo que en su opinión va a llevar a echar el candado también a "muchas otras plantas". "Las líneas tenían una estrategia de crecimiento con beneficio, ahora estamos escuchando 'vamos a privilegiar beneficio sobre crecimiento'. Pero normalmente cuando privilegias beneficio sobre crecimiento no logras crecimiento ni beneficio y eso es exactamente lo que estamos viendo", explica.

Alianza truncada

Reconoce que en su última etapa al mando preparaba un acuerdo con Fiat Chrysler (FCA) para "de cierto modo fusionarse con la alianza" y lamenta que el pacto se paralizase tras su arresto, llevando al grupo italo-estadounidense a aliarse con PSA, fabricante de Peugeot, Citroën u Opel.

Cuando echas un vistazo a la capitalización bursátil de Tesla, por ejemplo, es un claro indicativo de que en la mente del consumidor y en la mente de los mercados el futuro es eléctrico

"Siento por Renault que el acuerdo con Fiat Chrysler no se materializase porque creo que hubiese sido el acto estratégico supremo de la alianza para consolidarse no solo como un líder en volumen sino también como un líder en sinergias", afirma Ghosn. Sin embargo, mantiene que en cualquier caso la alianza que un día lideró no cuenta en la actualidad con personal capacitado para manejar el nivel de "complejidad" que habría derivado de la fusión con FCA.

En su opinión, los "miserables" resultados de los integrantes del grupo que él mismo llevó a la cima en 2017 y 2018 son un reflejo de la "mala posición" en la que se encuentran Renault, Nissan y Mitsubishi, en caída libre desde su arresto, asevera. "Ya no hay cooperación, ya no hay sinergias, y lo vemos en los resultados de la compañía y es por ello que creo que donde nos encontramos hoy es muy peligroso para la alianza", señala el exdirigente.

Un futuro eléctrico

En cuanto al vehículo eléctrico, por el que apostó fuerte durante su liderazgo adelantándose a la competencia, Ghosn destaca la "gran" rapidez con la que se está desarrollando en mercados como China, el mayor del mundo, y prevé que cada vez habrá más coches 100% eléctricos e híbridos "principalmente eléctricos".

"Esta evolución va a ser la verdadera historia de esta industria durante los próximos, diría, entre diez y doce años", afirma, al añadir que mientras tanto el coche de hidrógeno se irá "preparando" en los márgenes en cuanto a disponibilidad, reducción de costes y facilidad de empleo. Pone el ejemplo del fabricante de vehículos eléctricos de lujo Tesla y recuerda que si bien al principio nadie creía en su "sostenibilidad", ahora es el "amor" de los mercados.

"Cuando echas un vistazo a la capitalización bursátil de Tesla, por ejemplo, es un claro indicativo de que en la mente del consumidor y en la mente de los mercados el futuro es eléctrico", concluye Ghosn.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin