Empresas y finanzas

Una 'startup' española fija el precio de las apuestas políticas

  • Las elecciones presidenciales en EEUU convierten a la firma Guesser en la referencia mundial de este negocio
  • Las apuestas electorales se han ganado su hueco en un sector dominado por el deporte
José Luis Fernández Garay, socio fundador de Guesser.

Hay gente para todo, incluido apostantes para eventos electorales, políticos o sociales. Para este curioso público, la startup española Guesser no solo ofrece un producto a la medida del gusto de este tipo de personas, sino que ha convertido sus algoritmos de predicción en la referencia global en este joven negocio. Entre otros méritos, la empresa madrileña ofrece la primera plataforma del mundo especializada en las predicciones políticas desde todos los frentes. Su mirada apunta a la población apostante interesada en eventos ajenos al deporte, como son las grandes y pequeñas citas electorales, resultados de los Oscar o votaciones parlamentarias", indica José Luis Fernández Garay, socio fundador de Guesser.

Durante las últimas semanas, la actividad de Guesser fue frenética por culpa de las elecciones presidenciales a la Casa Blanca. En la víspera de la cita con las urnas, se pagaba 2,75 euros por cada euro confiado a la victoria de Donald Trump y 1,50 euros por la de Joe Biden. "Lo interesante de la situación es que las casas de apuestas concedían un mejor resultado al candidato republicano que el que auguraban las encuestas", como el escrutinio finalmente confirmó, con tan estrecho margen de votos entre los dos presidenciables.

En muchas ocasiones, este tipo de modelos predictivos reflejan la opinión de la gente de una forma más ágil y certera que los sondeos demoscópicos, como ha dejado constancia Guesser en los comicios del Reino Unido o Canadá, así como en las Primarias estadounidenses. De esa forma, la startup muestra en su web los precios de cada candidato y partido en los principales mercados de apuestas, a la vez que construye un modelo predictivo propio para vender a diversas entidades.

Modelo predictivo

"Repasamos las probabilidades que modelamos sobre algún mercado. Por ejemplo, qué candidato va a obtener más votos en Ohio y así creamos un modelo que captura de datos sobre cómo están yendo las elecciones, con un gran trabajo probabilístico. También aplicamos una serie de algoritmos referidos al mundo de las elecciones y nos dirigimos con todo ello a las casas de apuestas para ofrecerles nuevas ofertas. Igualmente ofrecemos un comparador de cuotas, generamos tráfico y brindamos un servicio con un análisis de datos bastante fuerte", apunta González Garay.

La web de Guesser.com invita a a los inversores y apostantes a encontrar los últimos precios establecidos en los mercados políticos, así como datos de encuestas y análisis de los expertos. Además, para casas de apuestas y otras entidades financieras, como los fondos de inversión, "Guesser también desarrolla un servicio privado que incluye un modelo predictivo propio, cuotas actualizadas y resultados en directo el día de las elecciones, de manera que estos puedan trasladar esta información a sus mercados y sacarle el mayor rédito posible", según informan fuentes de la compañía.

"Nuestra intención es construir el futuro de los mercados de apuestas políticas. En la intersección entre la política y las finanzas hay un enorme potencial sin monetizarse a día de hoy. Por ejemplo, el día posterior al anuncio del Brexit, la Libra cayó un 10% en una mañana. El pasado año, el día después de las elecciones primarias en Argentina, el valor del Peso cayó un 30%. Los anteriores son solo algunos ejemplos de cómo las decisiones políticas influyen en la economía y los mercados. Este tipo de apuestas son el mejor instrumento que tiene la gente para capitalizar el cambio político en un mundo cada vez más incierto.", asegura Fernández Garay.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.