Empresas y finanzas

El fondo alemán Global Realty Capital irrumpe en España con la compra de la sede de Metro de Madrid

  • A pesar del Covid la firma está buscando activamente nuevas oportunidades en nuestro país
  • Actualmente gestiona también un fondo de deuda para el apoyo a inversores y promotores locales

El fondo Global Realty Capital (GRC), ha alcanzado un acuerdo para la adquisición del edificio situado en la calle Cavanilles 58 de Madrid, y que actualmente se encuentra ocupado por la sede corporativa de Metro de Madrid.

El inmueble cuenta con una superficie total construida de unos 4.600 m2 sobre rasante de oficinas y 729 m2 bajo rasante. El acuerdo incluye una ampliación de la superficie del edificio, que alcanzará un total de 8.250 m2 construidos sobre rasante y 3.700 m2 bajo rasante.

Liderada desde la oficina de Madrid por el socio de la firma Kaho Ha, GRC irrumpe en el mercado español con esta operación y aspira a ser la firma de inversión líder en los próximos años.

A pesar de la situación actual de mercado, GRC está activamente buscando nuevas oportunidades ya que dispone de un capital estable que busca crear valor en los activos en los que invierte y rentabilidades a medio-largo plazo.

Adicionalmente, la firma gestiona un fondo de deuda que apoya a inversores y promotores locales para la compra de suelo, desarrollo de obras y refinanciaciones. Desde mediados de 2019, GRC ha invertido más de 80 millones de Euros en diferentes proyectos en España y Portugal.

Para esta operación, GRC ha estado asesorada por la consultora Variant Real Estate Partners y los equipos de JLL en la parte técnica y comercial. El asesoramiento legal ha sido llevado a cabo por la firma Cuatrecasas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.