Empresas y finanzas

Antonio Brufau alerta contra "cantos de sirena" que "aspiran a nutrirse del Boletín Oficial del Estado"

  • El presidente de Repsol denuncia "la ineficiencia de un modelo globalizado" que depende de China
  • Defiende una recuperación económica de la pandemia basada en la industria
Antonio Brufau, presidente de Repsol. Foto: Archivo.

El presidente de Repsol ha advertido contra una globalización dependiente de China, un país "que aplica diferentes reglas de mercado" de las autoimpuestas por los países occidentales y ha defendido una recuperación basada en la industria, alertando contra los "cantos de sirena" sobre un nuevo modelo económico "que aspira a nutrirse del Boletín Oficial del Estado".

Brufau ha hecho estas declaraciones durante la presentación de la VII Edición de la publicación Energía y Geoestrategia, organizada por el Comité Español del Consejo Mundial de la Energía (CECME), el Club Español de la Energía (ENERCLUB), el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CEDESEN), y el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) del Ministerio de Defensa.

El presidente de Repsol ha subrayado que este año, por la pandemia, se ha puesto de manifiesto "con más crudeza que nunca la ineficiencia del modelo globalizado en el que China se erigía como gran fabricante que abastecía al resto del mundo".

"Es llamativo que, mientras en el mundo se entra en una profunda recesión provocada por el Covid, China, el país donde se inicia todo, salga reforzada como gran ganador" ha insistido, señalando la debilidad de muchos países que dependen de un único suministrador "que aplica diferentes reglas de mercado y producción de las que nos imponemos los países occidentales".

Brufau: "Es llamativo que, mientras en el mundo se entra en una profunda recesión provocada por el Covid, China, el país donde se inicia todo, salga reforzada como gran ganador" 

Este desequilibrio con relación al coloso asiático "nos demuestra la imperiosa necesidad de contar con un modelo industrial fuerte, que garantice la seguridad de los suministros y de las reservas estratégicas y de competitividad económica frente a otros agentes".

La pandemia: "punto y aparte"

Brufau ha enfatizado al hablar de la gravedad de la situación económica mundial, calificándola de "punto y aparte en nuestra vida cotidiana", aludiendo a las tasas de desempleo -"han experimentado un crecimiento exponencial que no observábamos durante la crisis de 2008"-, a que las economías "se han desmoronado", y a que los tejidos industriales están "tremendamente debilitados", lo que está provocando una "sacudida en todos los sistemas energéticos y en los equilibrios geopolíticos establecidos antes de la pandemia".

A su juicio, es urgente a adopción de medidas de choque para la recuperación de la economía y el empleo. Pero ha advertido que "tenemos que ser especialmente cautelosos con determinados agentes económicos que seducen con cantos de sirena anunciando con parabienes la llegada de un nuevo modelo económico que aspira a nutrirse al calor del Boletín Oficial del Estado".

Brufau: "tenemos que ser especialmente cautelosos con determinados agentes económicos que seducen con cantos de sirena anunciando con parabienes la llegada de un nuevo modelo económico que aspira a nutrirse al calor del Boletín Oficial del Estado"

Brufau ha proseguido con la defensa cerrada de la industria, materia en la que suele abundar en sus intervenciones: "la clave de la reactivación será el papel de la industria y la digitalización, y más aún en un país, como España, cuyo PIB ha sido uno de los más castigados a nivel europeo y mundial". En consecuencia, "es necesario que los estamentos públicos apoyen y refuercen el sector tecnológico, industrial y productivo".

"De la mano de la industria, con su capacidad de crear empleo de calidad y tecnológicos, la innovación y el ecosistema que genera a su alrededor, podríamos salir reforzados de esta crisis", ha concluido.

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

Sr Brufau, aqui todo el mundo quiere ser funcionario o político... y que trabaje rita la bailaora !!!!

Para trabajar duramente y dejar de cobrar del gobierno conmunista progre... no les sale la cuenta !!!!

Lo que nos espera con este cutre-gobierno !!!!

Puntuación 15
#1
Usuario validado en elEconomista.es
amilcarbarsa
A Favor
En Contra

Sin poner en duda la veracidad de su afirmación, ¿eso es para prevenir o para que no entren más?

Puntuación 0
#2
Usuario validado en elEconomista.es
padrebate
A Favor
En Contra

China es la culpable del coronavirus. De China nada, gracias.

Puntuación 6
#3
Usuario validado en Google+
Antonio Lopez Lopez
A Favor
En Contra

Dificilmente veo yo eso Sr. Brufau, su intención es buena y ama a su país, pero entre la represión fiscal del estado, autonomias y ayuntamientos, la inseguridad juridica, los altos costes de la electricidad, la imposibilidad de encontrar empleo los jovenes a pesar de estar sobre cualificados muchos de ellos, la escesiva burocracia en la administración y la fuerte presión sindical es una utopía querer montar cualquier tipo de industria en España.

Por lo que España se ha convertido en un país de camareros y cocineros al calor de una servidumbre que ahora está en crisis y en el paro: El TURISMO.

Con la divisa del turismo era las gallinas que salian por las que entraban nivelaban la balanza comercial de país.

Ello ayudaba IBERIA (IAG) y AENA en su trasporte, y Hoteles como alojamiento, todo ello sacudido por la Pandemia.

Por cierto, preocupese por su empresa que en bolsa es un yermo paramo, mustio y careciente de brotes verdes.

Puntuación 4
#4