Empresas y finanzas

La Justicia brasileña declara la quiebra de la aerolínea Avianca Brasil

Foto: Reuters.

La Justicia brasileña ha decretado la quiebra de la aerolínea Avianca Brasil y le ha dado 60 días para presentar la lista de sus activos, que serán subastados para pagar parte de las deudas que acumula.

Según un comunicado del Tribunal de Justicia de Sao Paulo, la compañía ya se había declarado en bancarrota la semana pasada al no poder cumplir con el plan de recuperación, tras lo que el juez Tiago Henriques Papaterra Limongi ha declarado su quiebra.

Tras casi dos años desde que se acogió a la ley de bancarrota en un intento de reestructurar la compañía para seguir operando, finalmente la aerolínea admitió la semana pasada su quiebra tras fracasar las negociaciones sobre el plan de recuperación con sus acreedores.

"Consta en los autos del proceso que, por la total paralización de las actividades de la empresa que intentaba recuperarse, la administradora judicial y la propia aerolínea admitieron la imposibilidad de cumplir con el plan de recuperación judicial que ya había sido aprobado por los acreedores y homologado por la Justicia, y solicitaron que el proceso de recuperación judicial fuera convertido en declaración de quiebra", ha argumentado el juez Tiago Henriques Papaterra que ha dictado la quiebra de la compañía.

Avianca Brasil presentó una solicitud de reorganización en diciembre de 2018, cuando se declaró incapaz de pagar deudas estimadas en ese momento en 494 millones de reales (80,83 millones de euros), que posteriormente se corrigió al alza hasta unos 2.700 millones de reales (441 millones de euros).

El plan de recuperación fue aprobado por los acreedores de la empresa en abril de 2019, pero fue cuestionado por las empresas involucradas en el proceso.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.