Empresas y finanzas

COAPIMADRID AIM se integra en el Pacto Regional por la Vivienda

Isabel Dïaz Ayuso y los firmantes del pacto regional por la vivienda

El Colegio Oficial y Asociación de Agencias y Agentes Inmobiliarios de Madrid (COAPIMADRID – AIM), aplaude que el Pacto Regional por la Vivienda de la Comunidad de Madrid apueste por la reactivación del sector inmobiliario, teniendo en cuenta que se trata de uno de los ámbitos más relevantes de la economía, y que uno de sus principales objetivos sea el de configurar un modelo de vivienda asequible y sostenible.

El pacto, que fue firmado ayer por los principales agentes del sector inmobiliario en el ámbito regional, entre los que se encuentra COAPIMADRID – AIM, ante la presidenta Isabel Díaz Ayuso en la Casa Real de Correos, es una gran oportunidad para reactivar la economía.

Fortalecer la colaboración público-privada, Mejorar la fiscalidad de la vivienda, Impulsar y apoyar la economía social, Conseguir un marco regulatorio transparente y equilibrado, La modernización administrativa, Facilitar el acceso a la vivienda con una financiación suficiente y estable, así como Transformar y actualizar el sector de la vivienda, son principios recogidos en el pacto que permitirán evolucionar y consolidar la sostenibilidad de un ámbito fundamental en la economía y en la vida de las personas.

"La crisis surgida con motivo del COVID – 19 es una ocasión para pretender y buscar la sostenibilidad en el sector inmobiliario, una asignatura pendiente que permitirá contribuir al crecimiento económico y suplir las carencias que nos llevamos encontrando durante años y que dificultan el acceso a la vivienda; ahora es el momento de remar todos en la misma dirección en beneficio de los habitantes de la Comunidad de Madrid", ha afirmado Jaime Cabrero García, presidente de COAPIMADRID – AIM.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.