Empresas y finanzas

Microsoft cerrará de forma definitiva sus tiendas físicas

Microsoft ha anunciado un cambio estratégico en sus operaciones minoristas, incluido el cierre de sus ubicaciones físicas Microsoft Store. La compañía tiene repartido por todo el mundo más de cien establecimientos en Estados Unidos, Canadá, Australia y Reino Unido. Aprovechando el cierre obligatorio por el coronavirus, la empresa fundada por Bill Gates ha decidido volcarse en la venta on line.

Microsoft continuará apoyando a los clientes por Internet, con parte de los trabajadores de las tiendas trabajando a distancia o desde sus sedes corporativas, ha explicado la compañía en un comunicado.

Las tiendas de Microsoft fueron creadas en 2009 a imagen y semejanza a las Apple Store, con el objetivo de que los clientes tuvieran una experiencia premium en sus establecimientos.

La compañía ha anunciado que volcará todos sus esfuerzos en sus canales digitales de venta, que llegan a 190 mercados y que reciben 1.200 millones de visitas al mes.

La compañía mantendrá abiertos solo cuatro establecimiento claves en Londres, Nueva York, Sydney y los campus de Redmond, sede de la compañía. El cierre de las ubicaciones físicas de Microsoft tendrá un impacto de 450 millones de dólares en el actual trimestre.

"Nuestras ventas han crecido en línea a medida que nuestra cartera de productos ha evolucionado a ofertas en gran medida digitales", ha explicado el vicepresidente corporativo de Microsoft, David Porter. Y ha defendido que el equipo minorista "ha demostrado ser exitoso sirviendo a clientes más allá de cualquier ubicación física".

La compañía opina que el cierre obligado por la pandemia

ha ayudado a sus clientes a transformarse digitalmente. La empresa ha seguido con la formación virtual para sus software educativos y dando soporte a través de otros canales.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.