Empresas y finanzas

Los sinsentidos que se vivirán durante esta desescalada

  • Podrá acudir a cualquier comercio o bar si no está en u centro comercial e ir al parque será con horario

El 46 por ciento de España pasará a la Fase 2 mientras que el resto lo hará a la Fase 1. Dentro de cada espacio de la desescalada hay actividades nuevas que se recuperan y otras que permanecen prohibidas. Esta convivencia provoca situaciones inverosímiles que los ciudadanos vivirán con ellas durante, al menos 15 días.

El Plan para la desescalada lleva consigo varias paradojas que impide diversas actividades. Si se mira hacia los territorios que pasan a la Fase 1, estos ya podrán ir a las terrazas de los bares para reunirse hasta con diez personas. Eso sí, siempre y cuando esa terraza no esté ubicada dentro de un centro comercial. Además, la mascarilla es de obligado uso cuando no exista la distancia de seguridad de dos metros, algo imposible en una reunión en torno a una mesa donde se está comiendo o bebiendo.

Otra de las peculiaridades es la libertad de horarios para realizar cualquier actividad comercial. En la Fase 1 y, por supuesto, en la Fase 2 se podrá desplazar a donde quiera para comprar aquello que desee. Sin embargo, la limitación horaria y de zona sigue intacta cuando se trata de dar un paseo. Seguirá estando reglada bajo franjas horarias y tendrá la limitación de un kilómetro.

Además, en la Fase 1, usted podrá visitar a cualquier familiar y reunirse con hasta diez de ellos en un domicilio. Sin embargo, si quiera salir con su hijo a dar un paseo no podrá hacerlo acompañado de su pareja. Por otro lado, los parques, que son espacios al aire libre, en el caso de que estén abiertos (porque hay zonas como Madrid donde permanecen cerrados) también están sujetos a los límites horarios y de zonas porque no se tratan de una actividad comercial.

Aun esta semana, en la Fase 0 relajada, los Museos de Madrid podían abrir pero los ciudadanos no podían desplazarse a más de un kilómetro de su domicilio. Es decir, que la distracción cultural de estos centros no podían ser disfrutados por todo el municipio. 

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.