Empresas y finanzas

El Gobierno presentará en marzo la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial

  • El objetivo es que España lidere este ámbito tecnológico, que creará empresas y empleo cualificado
  • El impacto económico de la IA en 2030 será de unos 13 trillones de euros

La inteligencia artificial ha dejado de ser una tecnología para ser una infraestructura económica y social. Así lo ha asegurado esta mañana Carmen Artigas, Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, que ha anunciado que a finales de marzo se dará a conocer la estrategia nacional de España en inteligencia artificial (IA) con el objetivo de convertirse en uno de los países lideres en esta materia dentro de Europa.

"Nuestro país ya no puede esperar más para tener su propia estrategia nacional en IA. Por eso, vamos a lanzar un Comité Nacional de expertos en IA y a finales de marzo se dará a conocer por fin la estrategia nacional en este ámbito, que además podrá incorporara las recomendaciones del Libro Blanco en IA que va a lanzar mañana la Unión Europea", ha explicado Artigas durante su intervención en la Jornada "Ética e Inteligencia Artificial", organizada por elEconomista en colaboración con AEDAS Homes, Esade, Everis y Russell Reynolds.

"La estrategia en IA no va a ser un papel teórico, si no justamente una herramienta de trabajo para que como país nos posicionemos en un papel de liderazgo dentro de la Unión Europea en este ámbito. Soy una firme convencida de que la IA va a generar una gran oportunidad de creación de empresas y de empleo cualificado", ha recalcado la secretaría de Estado, que cree que la IA puede ser una buena oportunidad para todos.

"Muchas veces cuando hablamos de inteligencia artificial nos viene a la cabeza el poder de las grandes compañías y de los Gobiernos en monitorizar a los ciudadanos, y nos olvidamos de la gran oportunidad que la IA ofrece a los individuos para monitorizar a las grandes empresas y también a las administraciones. Estoy convencida de que el Gobierno en el futuro va a ser un Gobierno basado en evidencias y en datos", ha apuntado Artigas.

Impacto económico

Lo cierto es que la inteligencia artificial está irrumpiendo con fuerza a nuestras vidas y se está introduciendo en todos los sectores de la economía, la sociedad y la política, generando un importante impacto financiero. Concretamente, se estima que "el impacto económico de la IA en 2030 será de alrededor de 15 trillones de dólares ( unos 13 billones de euros), lo que supone un 16% de incremento del PIB mundial, y la distribución de ese valor será muy desigual en el mundo y entre empresas", explica Javier Sánchez, Chief Innovation Officer de AEDAS Homes.

Durante su intervención, el directivo ha destacado que "las empresas más avanzadas, un 10% del total, se beneficiarán de manera desproporcionada de la IA en los próximos 5 a 7 años". Según los expertos, todavía muchas empresas desconocen o desconfían de las ventajas que puede aportar la IA a sus negocios.

Según Mayte Hidalgo, Head of Al Strategy & Al Ethics de Everis, "se ha generado mucho ruido y cierta alarma social entorno al uso de la inteligencia artificial, por eso hace falta un proceso de culturización en las compañías, para que comuniquen de una forma más clara el uso que se hace de los datos y de este modo generar confianza entre las personas. Esto es algo clave para que su implantación sea exitosa". Así, la directiva cree que "tenemos que ser transparentes en la trazabilidad de todo el ciclo de vida del algoritmo y del dato. Además en esos algoritmos de deben incorporar criterios éticos, que sin duda van a marcas los próximos desarrollos que se llevan a cabo en las compañías". "La IA será clave para las empresas a la hora de ofrecer una propuesta de valor que las diferencia del resto en el mercado", apunta Hidalgo.

Decisiones justas y objetivas

España es el segundo país mas envejecido del mundo y vamos camino de convertirnos en el primero. Sin la ayuda de la IA no vamos a poder abordar ese reto, ya que vivimos en un mundo con recursos limitados y además, estos están desigualmente distribuidos", explica Nuria Oliver, Chief Data Scientist, Data Pop Alliance y Vodafone Institute. Según la experta, "las 100 personas mas ricas del mundo tienen más que las 4.000 personas mas pobres del mundo. Sin la ayuda de la IA no vamos a poder afrontar estos retos. No es la solución pero si parte de ella".

Según la experta, entre las ventajas sociales que puede aportar la inteligencia artificial destaca la toma de decisiones más justas y objetivas. "Se pueden tomar decisiones basas en la evidencia si utilizamos algoritmos que analizan datos que reflejan la realidad subyacente. De este modo, en un futuro podríamos tomar decisiones que sean agnósticas, ya que los algoritmos no son susceptibles a la corrupción, no tienen amigos ni enemigos, ni tampoco pasan una mala noche. Con este sistema tanto las empresas como las administraciones pueden ser mas eficientes y prestar un mejor servicio a la ciudadanía", apunta Oliver.

La clave, según la experta, es asegurarnos de que los sistemas que usamos no adolecen de las limitaciones humanas. Asimismo, otro reto radica en el problema del acceso a los datos. "Un porcentaje de datos valiosos para mejorar la toma de decisiones publicas son datos privados y por otro lado nos encontramos con las limitaciones de las capacidades de la administración pública en el ámbito de los datos, ya que hay muchos datos públicos ya existentes que tampoco se están aprovechando ahora mismo", indica Oliver, que destaca que en cualquier caso, "ahora mismo no existe la seguridad necesaria para lanzar algoritmos que puedan ser totalmente objetivos". "Los sistemas actuales pueden discriminar y magnificar patrones discriminatorios que están presentes actualmente en la sociedad. Además, estos sistemas son opacos y difíciles de entender sobretodo para personas no expertas".

Retos en las empresas

En este sentido, Jesús Arévalo, Executive Search And Assessment Consultant de Russell Reynolds, apunta que cuando llegue el momento en el que la IA esté lista para tomar decisiones podríamos encontrarnos con otro problema. "Dentro de unos años la manera de pensar humana no va a ser la única, vamos a tener otra forma de pensar mas estadística, que seguirá patrones y eso va a generar conflicto dentro de la cultura de la empresa, que se va a tener que adaptar a esa nueva dinámica. Siempre habrá humanos tomando una decisión final, que puede que muchas veces no estén de acuerdo con la respuesta que les da la IA".

En la misma línea, Javier Sánchez, considera que "la IA es un pilar central de los cambios disruptivos de la 4ª Revolución Industrial. Una revolución que probablemente desafíe nuestras ideas sobre lo que significa ser humano y que podría ser más transformadora que cualquier otro avance que hayamos vivido hasta ahora".

"Estados Unidos acapara el 42% de la población experta en IA, mientras que Europa apenas tienen un 4%"

Por otro lado, Arévalo destaca la necesidad de apostar por la formación en el mundo de la inteligencia artificial ante la falta de profesionales cualificados en este área. "Para aprovechar bien la IA hacen falta tres cosas: datos, capacidad de procesamiento y técnicos. La capacidad de procesamiento está bastante democratizada. La clave son los datos y las personas".

Según el directivo, Estados Unidos acapara el 42% de la población experta en IA, mientras que Europa apenas tienen un 4%. China es la segunda mayor potencia, con una cuarta parte de esta población. "En Inteligencia artificial hay mucho movimiento internacional. Hasta ahora había muchos chinos trabajando en EEUU pero se están volviendo a su país ante la cantidad de datos que se manejan en China. De hecho, más de la mita de los ingenieros chinos han trabajando antes en EEUU", concreta Arévalo, que destaca que "los profesionales de IA no piensan en carreras a largo plazo, piensan en los proyectos. Y eso conviene tenerlo en cuenta a la hora de atraer y retener a estos líderes".

El papel de los directivos

"El progreso va de como la tecnología hace la sociedad y las compañías mejores, y eso es responsabilidad de los que estamos en los consejos y en posiciones ejecutivas. Tenemos la obligación de que realmente las cosas cambien y la tecnología hoy es una palanca de competitividad", explica Cristina Álvarez, Global CTO de Banco Santander.

De la misma idea es Xavier Ferrás, Professor at Departmen of Operations, Innovation and Data Sciences de Esade. "En un mundo inundado de tecnología va a ser cada vez más importante la visión humanística y ética. Vamos a tener que redefinir nuestra relación con las máquinas porque vamos a cooperar con ellas, vamos a competir y vamos a tomar decisiones con su ayuda y eso seguramente reconfigura la figura del perfil directivo", destaca el experto. Para que la inteligencia artificial pueda desarrollarse con éxito en nuestro país, "las compañías tienen que dejar de ver la tecnología como algo que solo elimina puestos de trabajo. Eso no es un centro de coste que tienen que ser más eficiente. El verdadero valor de la tecnología es como transforma las compañías para hacerlas más eficientes y para tener mejor resultado de negocio", apunta Álvarez, que cree que "es fundamental que los lideres hagan ese cambio, la transformación de la sociedad tiene que venir por su parte". Así, la directiva de Banco Santander considera que "en España tenemos gente preparada con la capacidad de empujar todo esto y además, ahora tenemos una oportunidad buenísima en Europa alrededor de ese marco regulatorio y legal para que la inteligencia artificial se potencie".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin