Empresas y finanzas

El hidrógeno reclama un plan para fomentar su desarrollo

Una central de gas. Foto: Efe

Aunque en España existe, desde hace varios años, una actividad importante relacionada con las tecnologías del hidrógeno y las pilas de combustible, aún queda un largo camino por recorrer con respecto a otros países como EEUU, Japón o Alemania, que cuentan con un mercado más desarrollado.

A pesar del gran potencial de esta tecnología en nuestro país, los proyectos sobre hidrógeno que hay en España aún están sobre el papel (son demostrativos) y el número de empleos generados y de inversiones efectuadas hasta la fecha no son representativos.

Sin embargo, el cumplimiento de los compromisos climáticos marcados por Naciones Unidas, unido al ambicioso objetivo de convertir a Europa en el primer continente neutro en carbono del mundo en 2050, están contribuyendo a que el hidrógeno esté ganando peso como una de las alternativas más eficientes y competitivas.

El aumento progresivo de las renovables en el mix de generación eléctrica generará grandes excedentes de electricidad que habrá que gestionar y almacenar para, después, poder utilizarlos en forma de hidrógeno, como combustible alternativo para el transporte, como fuente de calor para la industria o como alternativa al gas natural, lo que avala la gran oportunidad de esta tecnología en nuestro país.

El problema es que, tal y como apunta Javier Brey, presidente de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2), "ahora mismo no existe demanda para mezclar hidrógeno con el gas natural, fundamentalmente porque no se puede hacer con la actual normativa, no tenemos coches de hidrógeno porque no existe una promoción de este tipo de vehículos ni de su infraestructura, y tampoco tenemos grandes proyectos de almacenamiento de energía en forma de hidrógeno, porque el almacenamiento de energía como tal no se ha acabado de regular".

Uno de los fines de este Gobierno es fomentar la penetración del gas renovable, incluyendo el biometano, el hidrógeno y otros

Para que todo esto cambie, apunta Brey, lo primero que hace falta es "un Plan Nacional del Hidrógeno consensuado con el sector, tal como tienen en otros países, que incluya objetivos a 2030 y 2050 en línea con los objetivos propuestos por el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC)". De esta manera, añade, "conseguiríamos fomentar el desarrollo de las tecnologías del hidrógeno como vector energético y promover su utilización en aplicaciones industriales y comerciales, a la vez que colocaríamos a España en una buena posición para intentar alcanzar un papel de liderazgo en este mercado".

Esta petición podría hacerse realidad más pronto que tarde, ya que uno de los fines de este Gobierno es fomentar la penetración del gas renovable, incluyendo el biometano, el hidrógeno y otros combustibles en cuya fabricación se hayan usado exclusivamente materias primas y energía de origen renovable, mediante la aprobación de planes específicos.

Más de 200.000 empleos

Según datos aportados por la Asociación, España cuenta con un importante número de entidades relacionadas con este sector: 96 empresas, 31 universidades, 38 organismos oficiales, 11 centros tecnológicos, 10 fundaciones y ocho asociaciones o colegios profesionales que trabajan para impulsar un mercado que, según las estimaciones que se barajan a 2030, generaría un volumen de negocio a nivel nacional de 1.350 millones de euros anuales, una inversión acumulada de 3.560 millones de euros y aumentaría hasta los 227.000 el número de puestos de trabajo. Además, si se utilizasen de manera efectiva los sistemas de hidrógeno, se podría evitar la emisión de más de 15 millones de toneladas anuales de CO2.

Uno de los principales usos del hidrógeno se encuentra en el transporte, principalmente terrestre, aunque también es viable su uso como combustible en el transporte marítimo y ferroviario. Los vehículos eléctricos de pila de combustible de hidrógeno (FCEV) son una alternativa a los vehículos eléctricos de baterías gracias a que gozan de una mayor autonomía y un tiempo de recarga más rápido. A día de hoy, señala el presidente de AeH2, "España solo cuenta con cuatro estaciones de servicio de hidrógeno (hidrogeneras) en funcionamiento, ubicadas en Sevilla, Puertollano, Albacete y Huesca, y una quinta proyectada en Madrid para este verano".

Respecto al número de vehículos, "2019 ha finalizado con tres coches de pila de combustible matriculados y dos modelos disponibles en el mercado español: Hyundai Nexo y Toyota Mirai; este último fue matriculado durante la celebración de la COP25 en Madrid. Para finales de 2020, esperamos llegar a los 14 vehículos: 12 Toyota Mirai y dos Hyundai modelos X35 y Nexo", apunta Brey. Para 2030, se espera que el número de vehículos que circulen por nuestro país alimentados con hidrógeno alcance los 140.000.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin