Empresas y finanzas

Barings compra una cartera de supermercados Carrefour por 73 millones

  • Kennedy Wilson vende los activos para buscar nuevas oportunidades en Europa

Barings sigue engordando su cartera en España con la compra de diez supermercados Carrefour que estaban en manos de Kennedy Wilson.

El gigante inmobiliario ha pagado 73,3 millones de euros por este portfolio situado en distintas regiones de España, si bien, el grueso de las rentas procede de los activos de Madrid y Barcelona.  

La operación ha generado unos ingresos netos de 33 millones de dólares (unos 29,6 millones de euros) para Kennedy Wilson, que espera reinvertir este dinero en nuevas oportunidades de inversión en Europa, así como para financiar proyectos de desarrollos que ya tienen en marcha.

Los seis activos suman 38.800 metros cuadrados de superficie bruta alquilable y se encuentran repartidos principalmente entre Madrid, donde se ubican dos de los supermercados, y en Barcelona, con cuatro activos. El resto están en Bilbao, Salamanca, Cádiz y Almería. Además, los inmuebles cuentan con 1.120 plazas de parking.

"Desde la adquisición de los activos en 2015, trabajamos en fortalecer el rendimiento de la cartera mejorando los términos de arrendamiento de Carrefour", explica Peter Collins, presidente de Kennedy Wilson Europe.

Por su parte, Adolfo Favieres, Director de Real Estate de Barings en España, apunta que "esta adquisición nos da una oportunidad única para acceder al mercado minorista de comestibles de España con la compra de una cartera de activos bien ubicados y arrendados a un operador consolidado con contratos a largo plazo".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.