Empresas y finanzas

Perú se alza contra McDonald's tras la muerte de dos jóvenes mientras trabajaban en uno de sus locales de comida rápida

  • Carlos y Alexandra han abierto un debate sobre la precariedad laboral en el país
  • Los empleados fallecieron tras sufrir una descarga eléctrica mientras limpiaban
Protesta frente al McDonalds de Lima donde murieron Carlos y Alexandra. Imagen: Reuters.

Ha pasado una semana desde que Carlos Campos y Alexandra Porras, una pareja de estudiantes de 18 y 19 años, perdieran su vida por una descarga eléctrica mientras trabajaban en un establecimiento de McDonald's en Lima (Perú), y las incógnitas y la indignación siguen disparadas en el país en torno a este caso. Ambos se han convertido en un símbolo de la precariedad laboral en Perú, y la defensa de la familia ha ampliado su acusación contra la cadena por un delito de asesinato. 

La muerte Carlos y Alexandra, que trabajaban en jornada parcial para ahorrar para sus estudios, ha provocado un gran malestar en medio del debate público sobre las condiciones laborales en Perú. Todavía se desconocen todos los detalles que rodearon el accidente fatal, aunque la Policía peruana ha confirmado que ambos se encontraban limpiando una zona del establecimiento cuando sufrieron una descarga eléctrica de una máquina de bebidas.

La compañía de comida rápida, que en Perú está gestionada por la empresa Arcos Dorados, ordenó el cierre de todos sus establecimientos en el país durante dos días como gesto de luto por sus empleados fallecidos. "Compartimos el inmenso dolor de las familias de nuestros colaboradores fallecidos, por lo que estamos en contacto para acompañarlos y ofrecerles apoyo en este difícil momento", rezaba el comunicado con el que reaccionó McDonald's tras el suceso. Estas palabras contribuyeron a encender aún más la indignación entre los ciudadanos del país, que este sábado reivindicaron en una protesta a la que también asistieron los familiares de las víctimas que Carlos y Alexandra eran "trabajadores", y no "colaboradores". 

Nosotros no vamos a permitir que quede así. Al parecer McDonalds no está diciendo la verdad. Ellos no nos ven como trabajadores, nos ven como recursos reemplazables

Carlos Andrade, el director general de Arcos Dorados, ha explicado que "se sabía" que la máquina que causó la muerte de dos trabajadores en uno de sus locales en Lima daba problemas "por lo menos 24 horas antes", pero que los encargados de la tienda no avisaron a mantenimiento. "Por lo menos 24 horas antes ya se sabía que la máquina estaba presentando problemas", ha precisado Andrade en una entrevista con el Canal N. "Y esa comunicación no escaló a las personas que tenía que llegar para que pudieran tomar una acción al respecto", ha agregado.

Según Andrade, lo que tendría haber sucedido es que los encargados del local comunicaran "inmediatamente" a la persona responsable del área de mantenimiento lo que ocurría con la máquina en cuestión para que la intervinieran. Además, "a nivel de restaurante, lo que debieron hacer es no utilizar la máquina, inclusive, desconectarla". Sin embargo, el director general de Arcos Dorados ha insistido en que no puede explicar por qué los fallecidos y el equipo no tomaron las decisiones pertinentes. "Ellos debieron informar y tomar acciones inmediatas en el local. Esa máquina no se ha debido utilizar", ha zanjado.

"Nosotros no vamos a permitir que quede así. Al parecer McDonalds no está diciendo la verdad. Ellos no nos ven como trabajadores, nos ven como recursos reemplazables. Pienso que (el accidente) se pudo evitar y no sé cómo la Municipalidad no lo detectó", agregó José Rodríguez, de 23 años, y antiguo trabajador en la cadena de comida rápida en Lima.

Acusación de asesinato

La defensa de la familia de una de las dos víctimas mortales solicitará a la Fiscalía que amplíe la denuncia contra la operadora de esa multinacional de comida rápida en Perú por "asesinato y atentado contra los trabajadores".

"Inicialmente la 35 Fiscalía les inició investigación fiscal por homicidio culposo, pero nosotros vamos a denunciar que se amplíe por asesinato y atentado contra los trabajadores por someterlos a trabajar en condiciones infrahumanas", señaló la abogada de la familia de Alexandra Porras, Elizabeth Carmona, durante la marcha de protesta realizada este sábado en Lima por familiares y amigos, quienes exigen justicia.

Asimismo, señaló que también denunciarán a la Municipalidad del distrito de Pueblo Libre, sede del establecimiento donde tanto Alexandra Porras, de 18 años, como Gabriel Campos, de 19, perdieron la vida en la madrugada del domingo pasado. "La Municipalidad de Pueblo Libre es una de las principales entidades a las que vamos a denunciar", por negligencia punible, al no haber supervisado las instalaciones, anotó la abogada.

En 2015 y 2018 dos McDonald's de distritos acomodados de Lima fueron clausurados por problemas de higiene

La madre de Alexandra, Johana Inga, denunció también que hasta ahora la operadora de McDonald's en Perú no ha entregado los vídeos del suceso grabados por las cámaras del local. "Hasta ahora no sabemos ni siquiera a qué hora han fallecido", señaló la madre de Alexandra, vestida con un polo blanco y visiblemente afectada.

"Nosotros buscamos la verdad. Saber qué es lo que realmente pasó. Nos hemos comunicado para que nos envíen los vídeos de las cámaras de ese día y poder determinar qué es lo que realmente pasó", agregó la abogada.

¿Mejor lugar para trabajar? No en Perú

Arcos Dorados es propietaria del grupo de franquicias de McDonald's más grande del mundo. Opera en una veintena de países de América Latina y el Caribe, que se traduce en 2.200 restaurantes y más de 63.000 empleados, según informa BBC Mundo. Algunas de sus sedes de McDonald's en Argentina, Brasil, Costa Rica, Panamá, México y Uruguay han sido reconocidas por el Instituto Great Place to Work como "mejores lugares para trabajar" en una lista de multinacionales de América Latina.

Sin embargo, los establecimientos que gestiona Arcos Dorados en Lima no están vinculados precisamente a la excelencia: en 2015 y 2018 dos establecimientos de distritos acomodados de la capital peruana fueron clausurados por problemas de higiene y salubridad. 

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin