Empresas y finanzas

Portobello y ProA pujan por Aceitunas del Guadalquivir por 200 millones

  • Agolives busca un socio con el que financiar su crecimiento internacional
Aceitunas del Guadalquivir busca un socio para crecer fuera de España. Foto: iStock

Nueva subasta competitiva en el sector de la alimentación. Aceitunas del Guadalquivir (Agolives), una de las grandes empresas en el sector de las aceitunas de mesa, se prepara para dar entrada a un socio en su accionariado. Portobello y ProA son algunos de los fondos interesados en entrar en esta compañía andaluza, valorada en una horquilla de entre 150 y 200 millones de euros, según ha podido saber elEconomista.

Esta operación se remonta a la primera mitad del pasado año, cuando Aceitunas del Guadalquivir contrató a la firma de servicios profesionales PwC para que analizara las diferentes alternativas de crecimiento. Tras los aranceles impuestos a este producto por parte de la Administración de Donald Trump en Estados Unidos, la compañía andaluza decidió ampliar sus horizontes y buscar oportunidades para crecer mediante compras fuera de España.

En este contexto, el planteamiento de Aceitunas del Guadalquivir ahora pasaría por encontrar un socio que financiara este crecimiento. Por el momento, el proceso todavía se encuentra en una fase inicial y se han presentado ofertas no vinculantes. Fuentes de mercado dan otros nombres como Investidustrial, Ardian o Torreal como posibles interesados en el activo. No obstante, todavía no hay fijado un calendario específico, ya que éste dependerá del tamaño de las adquisiciones que la compañía quiera realizar fuera de España. En la actualidad, la compañía distribuye a más de 60 países los más de 60 millones de kilos de aceitunas que procesa en sus instalaciones de Morón (Sevilla).

Continuidad en la empresa

Según las mismas fuentes, tampoco está decidido el porcentaje concreto del que se desprenderán los fundadores, la familia Escalante, que ya son la segunda generación. Sin embargo, su idea es seguir al frente de la compañía y dar continuidad al negocio creado por Francisco Escalante Rivera hace cinco décadas, así como mantener a toda la plantilla. Es por esto, según las fuentes consultadas, por las que el proceso está siendo orientado a inversores financieros, ya que la familia Escalante no quiere vender a un competidor esta firma.

A favor de la transacción juega el potencial de crecimiento internacional de la compañía, uno de los puntos más valorados por las gestoras de capital privado que buscan negocios fácilmente escalables a otros países. Además, también es destacable la importante apuesta por la innovación que ha realizado la compañía en los últimos tiempos, ampliando también sus capacidades productivas. Bajo sus marcas Aceitunas Excelencia y Floresur distribuyen sus productos a grandes cadenas de supermercados para cliente final y también para minorista.

Apetito por el 'agrobusiness'

El sector de la alimentación en España lleva desde hace tiempo en el radar de los inversores de capital privado, tanto nacionales como internacionales. En los últimos meses, se han cerrado operaciones como la compra a Carlyle de Grupo Palacios por MCH y Ardian, la de Pastas Gallo por ProA Capital o la adquisición de Unión Martín por parte de Alantra, que se suman a la de Cinven de Planasa tiempo atrás. Tal es el boom por este negocio que hay varios fondos montando vehículos especializados en el conocido como agrobusiness, como ha sido el caso de Miura –donde ha traspasado su negocio cítrico– o el de DeA Capital –capitaneado por Leopoldo Reaño–.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0