Empresas y finanzas

Galán: "Queremos que Siemens cumpla los acuerdos en Gamesa"

  • "Bienvenidos los que han estado arrastrando los pies a que se monten en el barco"
  • El presidente de Iberdrola destaca los 20 años de la eléctrica en renovables
  • Evita pronunciarse sobre la oferta de compra de la alemana
Ignacio Sánchez Galán

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, acudió ayer a Ifema en la jornada previa a la apertura de la Cumbre de Cambio Climático para entregar un manifiesto en favor de la lucha contra el cambio climático y no dudó en lanzar sendos mensajes a su eterno rival, Endesa, como a Siemens por la batalla judicial que mantienen por Gamesa.

El presidente de Iberdrola entró de lleno en la disputa que mantiene con el gigante alemán pero no se pronunció sobre la oferta de compra de su participación del 8 por ciento en el fabricante de aerogeneradores.

Galán indicó a este diario que "es una apuesta que hemos hecho desde muy largo plazo con esta compañía. Pensamos y así acordamos que una fusión de dos empresas podía hacer una mejor empresa. Lo seguimos creyendo pero parece que las reglas de aquello que pactamos no se han cumplido y nosotros como defensores de los accionistas minoritarios y minoritarios que somos pues estamos diciendo que queremos que se cumplan aquellos acuerdos. Nada más. Es una buena empresa y con clarísimo futuro y son las discrepancias normales cuando uno de los socios no hace aquello que se pactó en su momento".

Entre los incumplimientos más destacados, en opinión de fuentes cercanas a las eléctrica, figura la sustitución de directivos españoles de la compañía por otros de origen alemán o la permanente situación de conflicto de interés en la que incurren los consejeros de Siemens.

La circunstancia además considera la eléctrica española que se ha agravado tras el anuncio de la creación de una sociedad por parte del gigante alemán en el que se incluirá la participación que la compañía tiene en Gamesa.

Dicho movimiento no solo empeora si cabe el permanente conflicto  de interés de los representantes de Siemens en el Consejo de Administración de Siemens Gamesa sino que pone en riesgo a medio plazo dos cuestiones fundamentales para Iberdrola: la españolidad de la empresa y el efecto tractor de la misma.

Asimismo, el entorno de Iberdrola considera preocupantes los incumplimientos de la previsión de beneficios y los planes estratégicos presentados por Siemens Gamesa.

Inversiones en renovables

Iberdrola aprovechó también la ocasión para lanzar una propuesta al Ministerio de Transición Ecológica, que todavía no ha dado el visto bueno al cierre de sus centrales de carbón tras casi dos años desde la petición oficial de cierre.

La eléctrica planteará hoy al ministerio de Transición Ecológica construir 420 megavatios eólicos y fotovoltaicos en el área de Velilla y cuatro parques eólicos en el de Lada, que sumarían unos 130 MW para sustituir a sus centrales de carbón, lo que supone cerca de 600 millones de euros de inversión. Además, la empresa desarrollará un potente proyecto de reactivación social y económico.

Su cierre no afectará al empleo, ya que Iberdrola recolocará al 100 por cien de la plantilla, unos 50 empleados, que se destinarán a las labores de desmantelamiento de ambas plantas, que se extenderán durante cuatro años desde la fecha de aprobación de cierre, o a otras plantas de renovables. Las zonas ocupadas por Lada y Velilla serán objeto de una restauración paisajística.

Galán explicó a elEconomista que "la transición energética empezó hace 20 años para nosotros. No es una cosa de ahora. Cuando se hizo el Protocolo de Kioto nos lo tomamos en serio y empezamos a hacer todo lo necesario para que esa transición fuera justa con aquellas personas que pudieran verse afectadas en el futuro con las inevitables transformaciones que se iban a producir como consecuencia de la apuesta que teníamos por el cambio climático".

El presidente de Iberdrola recordó que comenzaron a hacer cosas como "una primera gran inversión en Gamesa para hacer turbinas eólicas que nos pudieran suministrar y nos la llevamos luego a Estados Unidos; empresas como Windar para hacer las torres, como Navantia donde hemos estado haciendo las plataformas marinas para nuestros parques eólicos. Os podría contar empresas como ZV que están haciendo contadores, no sé, muchísimas empresas que hicimos lo necesario para que no hubiera ningún tipo de tema". Y sostuvo que "Para nosotros la transición justa empezó hace 20 años creando miles de puestos de trabajo de personas que están dedicadas a tecnologías de futuro sin tener que estar agarrados a tecnologías del pasado y que vamos progresivamente cerrando. Hemos cerrado 17 plantas en estos años y no ha habido ni un solo problema social, ni sindical, ni de ningun tipo porque el trabajo se había hecho por delante".

Arrastrando los pies

Galán indicó que "hay que seguir, esto es un tema de todos y bienvenidos los que han estado arrastrando los pies a que se monten en el barco. Ya estamos todos en el mismo barco. Vamos todos en la misma dirección y me alegra muchísimo que todo el mundo, de repente, se quiera transformar en verde. Estoy encantado porque es mi lucha desde hace más de 20 años por intentar que este planeta sea más verde y poder dejar un mejor planeta a las futuras generaciones".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.