Empresas y finanzas

Nueva versión de 'pornovenganza' empresarial: el método para hundir a la competencia que ha costado la condena a una empresa

  • Una empresa de Pamplona creó una web falsa de su rival redirigida a Pornhub
Imagen: Dreamstime.

En un sistema de libre competencia, los jugadores rivales pugnan por ofrecer el mejor servicio al mejor precio, o por tener ideas más brillantes que adelanten sus pasos hacia nuevos bienes o servicios. Sin embargo, no es la  única opción. Una empresa de Pamplona optó por un método más agresivo que acaba de ser condenado en firme por el Tribunal Supremo. 

En enero de 2016 ya se impuso una condena a una empresa que prestaba servicios médicos privados en Pamplona por crear una 'web' con el nombre de su competidora, aunque con diferente dominio, que redireccionaba a una página pornográfica.

La resolución anula una anterior de la Audiencia Provincial de Navarra que revocó la condena impuesta a la mercantil por un Juzgado de Primera Instancia de esta ciudad, cuyo criterio valida el alto tribunal.

Se condena a los demandados a indemnizar con 3.000 euros a su competencia por daños y perjuicios y a no hacer uso en lo sucesivo de su nombre en Internet

Según esta sentencia, se declaró responsable a la empresa condenada de la utilización de un dominio de internet terminado en '.com' que tenía el mismo nombre que la clínica regentada por su competidora, cuya web original usaba el '.es'. La página falsa redireccionaba a los usuarios a la web pornográfica www.pornhub.com, lo que según el Supremo constituye una intromisión ilegítima en el ámbito de protección del derecho al honor de la empresa afectada.

Así, se condena a los demandados a indemnizar con 3.000 euros a su competencia por daños y perjuicios y a no hacer uso en lo sucesivo de su nombre en Internet.

Según el Supremo, la Audiencia de Navarra restringió de forma incorrecta las conductas que en este caso podían constituir una intromisión ilegítima en el derecho fundamental al honor, que establece que debe entenderse en una "concepción amplia" no sólo a las expresiones que de cualquier modo lesionen la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación", sino que extiende su ámbito a las "acciones" que provocan dicha lesión de derechos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Hi
A Favor
En Contra

¿3000€? eso es muy barato. En vez de condena, parece un llamamiento a que la gente haga lo mismo.

Puntuación 2
#1