Empresas y finanzas

El mayor productor de leche de Estados Unidos se declara en bancarrota

Foto: Archivo

Dean Foods, el mayor productor de leche de Estados Unidos, se declaró este martes en bancarrota tras años de dificultades por el descenso de las ventas

La empresa con sede en Dallas (Texas) explicó en un comunicado que prevé utilizar la protección que le facilitará el proceso de bancarrota para apoyar sus actuales operaciones y responder a sus deudas y obligaciones mientras trabaja en una venta de su negocio.

En ese sentido, señaló que está negociando una posible venta de sus activos Dairy Farmers of America, la mayor cooperativa lechera de Estados Unidos.

"A pesar de nuestros mejores esfuerzos para hacer nuestro negocio más ágil y eficiente, seguimos sufriendo el impacto de un entorno operativo difícil marcado por los continuos descensos en el consumo de leche", explicó en la nota Eric Beringause, presidente y consejero delegado.

Dean Foods, que opera varias de las marcas de leche más conocidas de Estados Unidos como Dairy Pure, Organic Valley y Land O'Lakes, ha visto cómo sus ventas descendían hasta un 7 % en la primera mitad de este año, mientras que su beneficio neto se desplomaba un 14 %.

Fundada hace 94 años, la empresa opera alrededor de 60 plantas en 29 estados, una red que construyó a lo largo de décadas con la adquisición de productores regionales.

Durante los últimos años, sin embargo, ha tratado de reducir el tamaño de su negocio, en respuesta a un fuerte descenso en las ventas de leche.

Según datos del Departamento de Agricultura, el consumo por parte de los estadounidenses está en mínimos históricos desde que hay datos disponibles y se ha reducido en un 39 % en los últimos 40 años.

Mientras, el mercado lácteo ha seguido creciendo gracias a las mayores ventas de otros productos como yogures o queso.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.