Empresas y finanzas

El regulador del país demanda al National Australia Bank por su programa de captación de hipotecas

La autoridad reguladora australiana anunció hoy la presentación de una demanda contra el National Australia Bank (NAB) por su polémico programa de captación de préstamos de hipotecas entre septiembre de 2013 y julio de 2016.

La Comisión de Valores e Inversiones Australiana (ASIC, por sus siglas en inglés) alegó que el NAB aceptó información y documentos de potenciales clientes proporcionados por agentes externos a la entidad sin licencia para realizar actividades crediticias, según un comunicado.

Según la ASIC, el programa del banco, mediante el cual un agente captaba clientes para hipotecas a cambio de una comisión, generó unos 24.000 millones de dólares australianos (16.215 millones de dólares o 14,652 millones de euros) en préstamos.

En total, unos 16 banqueros violaron varios aspectos de la Ley de Protección al Crédito del Consumidor y la Ley Nacional de Crédito al aceptar documentos, algunos de ellos falsos, de 25 agentes sin licencia en relación a 287 préstamos para la compra de viviendas.

El regulador denunció el "serio riesgo" para los consumidores que supuso el programa del NAB, que ya fue criticado por sus "malas prácticas" en el informe publicado en 2018 por una Comisión Real que investigó la conducta de los bancos en Australia.

El ente regulador pedirá al Tribunal Federal de Australia que imponga una sanción civil, que en el caso de la violación de la Ley Nacional de Crédito puede llegar a un máximo de 1,8 millones de dólares australianos (1,2 millones de dólares o 1,1 millones de euros).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.