Empresas y finanzas

Las telecos chinas podrían compartir una red 5G para reducir costes y amenazando los pedidos de equipamiento de Huawei

China Telecom está dispuesta a construir una red móvil 5G con sus rivales con el fin de reducir los costes, una propuesta que probablemente reduciría los multimillonarios pedidos de equipamiento con proveedores como Huawei.

Las tres grandes empresas estatales de telecomunicaciones de China (China Telecom, China Unicom y China Mobile) se apresuran a desplegar servicios de última generación en más de 50 ciudades este año, después de que países como Corea del Sur y Estados Unidos ya hayan lanzado este servicio, que promete impulsar nuevas tecnologías como la conducción autónoma.

La propuesta llega en un momento en que Huawei Technologies está luchando contra una prohibición comercial de Washington que ha perjudicado su negocio desde mayo y podría dejarle sin acceso a clientes esenciales de EEUU, lo que hace que el mercado doméstico sea ahora más crucial para el mayor proveedor de equipos de telecomunicaciones del mundo.

El presidente de China Telecom, Ke Ruiwen, dijo que la compañía ha llegado a un principio de acuerdo con su rival China Unicom para construir conjuntamente una red 5G en la que compartirían parte de la infraestructura, después de que China Unicom expresara su interés en este extremo.

El presidente de China Unicom, Wang Xiaochu, dijo la semana pasada que el uso compartido de la red 5G podría suponer ahorros de entre 200.000 y 270.000 millones de yuanes. Sin embargo, ambas operadoras mantuvieron sin cambios sus proyecciones de inversión para 2019.

A diferencia de Corea del Sur y EEUU, China pretende construir un tipo de red 5G conocida como red independiente, que sería más potente que una mera actualización basada en la red 4G existente, pero también más cara.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.