Empresas y finanzas

Joaquín Casariego (Janssen): "La industria farmacéutica mundial elige España para investigar en cáncer"

En la imagen, Joaquín Casariego, director de Oncología de Janssen en Europa, Oriente Medio y África.

El médico español Joaquín Casariego llegó hace dos años y medio a Janssen, la compañía farmacéutica de la multinacional Johnson & Johnson, para ponerse al frente de su área de Oncología en Europa, Oriente Medio y África. Este gastroenterólogo dirigió desde 2009 hasta su cierre en 2012 el Caiber, la Plataforma Española de Ensayos Clínicos. Durante el último Congreso Americano de Oncología, celebrado en Chicago, elEconomista habló con él para conocer los avances en cáncer de una de las mayores farmacéuticas del mundo.

¿Cuál es la apuesta actual de Janssen en Oncología?

En lo que nosotros consideramos tumores sólidos distintos a la Oncohematología, éramos hasta hace poco una compañía centrada exclusivamente en el cáncer de próstata. Ahora nuestra visión es llegar a ser una gran compañía de Oncología en muchas más áreas. Estamos en pleno proceso de expandir las áreas terapéuticas y pasar de tener tratamientos solo en cáncer de próstata a añadir también cáncer de vejiga y de pulmón. Este es el reto inmediato que tenemos a corto y medio plazo.

¿Investigarán en más tumores?

De momento, creemos que es mejor hacerlo así y no vamos a ir a todo. Hay un punto en común en estos tres tumores sólidos, y es que son de los más prevalentes y de los más devastadores. Y, además, en todos estamos apostando por la medicina de precisión. Es una apuesta muy grande por embarcarse en una aproximación distinta a la habitual en la oncología hasta hace unos años. Tanto en biomarcadores como en análisis de los datos, big data e inteligencia artificial.

¿Qué avances han conseguido?

En cáncer de próstata ya tenemos bastantes avances con nuestro fármaco Erleada (apalutamida). En vejiga, tenemos comercializado Balversa en EEUU y dentro de poco podrá llegar a Europa. Y en pulmón estamos en investigación en fases tempranas aún, pero será para añadir algo que sea totalmente nuevo. En cáncer de vejiga hay muchas menos opciones actualmente y tener fármacos de precisión será muy importante.

¿Qué aporta realmente la medicina de precisión?

Es la apuesta a nivel transversal que actualmente está explorando la industria farmacéutica de investigación. En lo que a la inmunooncología se refiere, es ir contra dianas específicas. Actualmente vamos surfeando la ola del big data, los nuevos biomarcadores, la identificación de marcadores pronósticos y predictivos de respuesta a medicamentos... Con esto, por ejemplo, creo que en pocos años estaremos contribuyendo casi por primera vez en cáncer de próstata en tener marcadores de respuesta a medicamentos que ahora no hay.

¿Ya no se investiga por tipo de cáncer?

Hay una gran trasversalidad y se pone en marcha lo que se llama estudios agnósticos, no vinculados a un tumor en particular, sino a un mecanismo de acción y a ver cómo puede afectar a muy diversos tumores. Ahora hay que estudiar con esto que tengo cuánto valor puede añadir, a cuántas personas y en cuántos tumores distintos. Son procesos de investigación que se hacen en fases tempranas y dependiendo del resultado de este tipo de estudios, se toman decisiones sobre posibles tumores adicionales y el desarrollo de programas de investigación estables.

De esta forma, tendremos medicamentos mucho antes y con la población identificada, haciendo que la investigación se acelere de modo importante. Y de esta manera se puede pasar de tener que reclutar 1.000 pacientes para un ensayo clínico, lo que retrasa mucho la investigación, a solo tener que reclutar 150. Es mejor para todos.

¿Qué papel juega España en la investigación del cáncer?

Mi experiencia es que en España se hace una investigación de altísima calidad. Muchas veces es el primer país y otras veces el segundo junto a Alemania donde las compañías realizan más ensayos sobre sus nuevos fármacos. Nosotros, por ejemplo, en cáncer de próstata tenemos investigadores españoles en los ensayos más avanzados. Y eso ahora mismo, para mí, como español, es un orgullo.

"La calidad científica de los centros de España es muy elevada y eso es muy atractivo para los laboratorios farmacéuticos", afirma Casariego

¿Qué ventajas da nuestro país?

España siempre se moja, participa, aporta mucha experiencia de los investigadores, aporta muchos pacientes y la calidad de los centros es en general muy buena. Y el que te comprometas a participar en un estudio consiguiendo un número de pacientes y lo hagas con calidad es decisivo para cualquier compañía. Además, la calidad científica de los centros de España es de muy alto nivel y eso es siempre muy atractivo para cualquier socio, ya sea de la industria farmacéutica o académica.

¿Es tan importante la buena reclutación de pacientes?

Es fundamental. En estudios donde hay que reclutar más de mil pacientes, es decisiva la fase donde se seleccionan los países y los centros que van a participar. De esa selección dependerá el resultado del estudio. Si seleccionas mal, luego es demasiado tarde. España es una garantía en ese punto y cada vez lo es más.

¿Depende de la implicación de los oncólogos?

Totalmente. Y en España vienen generaciones de oncólogos y urólogos muy bien preparados en investigación. Hay una buena conjunción entre los profesionales con más experiencia con los que están llegando. Eso y el universo de centros en España, que ha ido aumentando y la calidad creciendo, han hecho de España un país muy fiable para una multinacional si tiene que seleccionar en qué país va a investigar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.