Empresas y finanzas

Las primeras viviendas del Madrid del futuro se levantarán en 2020

Las grúas de la 'Operación Chamartín' llegarán antes a la zona de Las Tablas

Madrid Nuevo Norte, conocida históricamente como Operación Chamartín, recibió ayer luz verde en el pleno del ayuntamiento con el respaldo de todas las fuerzas políticas. Su aprobación provisional, ya que todavía tiene que recibir el visto buen definitivo por parte de la Comunidad de Madrid, que ya ha mostrado su respaldo anteriormente, supone desbloquear el mayor desarrollo urbanístico de la capital, que llevaba bloqueado más de 26 años.

Si todo evoluciona como está previsto, las primeras viviendas de este proyecto podrán empezar a construirse a finales del próximo año o a principio de 2021. Concretamente, será en la zona de Las Tablas Oeste donde antes podrán empezar a trabajar las grúas para levantar pisos, los primeros de las 10.500 unidades que están previstas en todo el desarrollo para construirse a lo largo de los próximos 25 años.

El uso residencial en Madrid Nuevo Norte se distribuirá en tres zonas diferenciadas (ver gráfico), correspondientes a los tres ámbitos urbanísticos en los que está distribuido el proyecto.

El área con mayor concentración de vivienda, aproximadamente unas 7.140 casas, se estructurará a ambos lados de la calle Agustín de Foxá hacia el norte. Esta vía está diseñada para aglutinar buena parte de la vida urbana, con una importante presencia de comercio de proximidad en planta baja.

Por otro lado, cerca de 2.600 viviendas se van a ubicar en la zona sur del proyecto, en torno al Centro de Actividad Económica y junto a la estación de Chamartín. La mayoría de ellas se distribuirán en torno al gran Parque Central.

Por último, unas 742 viviendas se ubicarán en dos manzanas en el límite oeste del barrio de Las Tablas, de las que 558 serán vivienda libre y el resto, 184 unidades, tendrán algún tipo de protección.

De hecho, un 24 por ciento del total de las viviendas, 2.563 casas, de este desarrollo serán protegidas, un factor importante, ya que en la actualidad, el suelo disponible para desarrollar inmuebles residenciales protegidos en la corona norte de la capital se encuentra prácticamente agotado, lo que imposibilita el acceso de muchas familias jóvenes a la zona norte de la ciudad.

Urbanización parcial

Una vez se creen las distintas Juntas de Compensación y se diseñe y se apruebe por parte del ayuntamiento el Plan de Reparcelación y los proyectos de urbanización, se podrá proceder al inicio de las obras de urbanización de cada uno de los ámbitos.

Con carácter general, las obras de edificación no pueden comenzar hasta que finalicen la urbanización, y tenga lugar su recepción por parte del consistorio. Sin embargo, existen varios supuestos que permiten que se pueda empezar la construcción de edificios en determinadas zonas, como es el caso de Las Tablas Oeste, ya que se trata de un área ya urbanizada.

Esto será realidad gracias a que desde la modificación de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid de 2018, también es posible la recepción parcial de la urbanización por parte del ayuntamiento, en el caso de parcelas o grupos de parcelas que puedan considerarse funcionalmente autónomas. En dichas parcelas podrían emitirse licencias de obra y de primera ocupación, independientemente de la evolución del resto de obras de urbanización.

Inyección a las arcas públicas

El proyecto, que regenerará zonas degradadas y conectará barrios históricamente aislados entre sí, supondrá un impacto económico de más de 18.200 millones de euros en la región, según las estimaciones del ayuntamiento, que prevé también la creación de alrededor de 241.700 nuevos empleos. Asimismo, el proyecto supondrá un gasto para las administraciones públicas en su conjunto de 2.452 millones de euros y unos ingresos en materia de impuestos de 3.762 millones, lo que representa un saldo a favor de las administraciones de 1.310 millones de euros, según los datos que facilitó el ayuntamiento.

Del monto de ingresos bruto, casi la mitad irá a parar a la Administración Central, que recibirá algo más de 1.700 millones de euros, procedentes en un 50 por ciento del Impuesto de Sociedades.

El Ayuntamiento de Madrid, que lidera José Luis Martínez-Almeida, también engordará sus arcas con ingresos fiscales por unos 1.500 millones de euros, lo que representa aproximadamente un 40 por ciento del total, mientras que la Comunidad de Madrid recibirá unos 560 millones.

Por otro lado, la inversión movilizada se establece en 2.800 millones de euros dedicados a nuevas infraestructuras en el ámbito, a lo que se añadirá la inversión en dotaciones y equipamientos públicos con una inversión por valor de 488,2 millones de euros y la inversión en construcción de las edificaciones por importe estimado de 4.022,7 millones, lo que representa una inversión total de 7.3042,2 millones.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin